Se había convertido en la sexta persona más seguida en las redes sociales de su país, Irak, y al día siguiente, en el barrio de Camp Sarah de Bagdad, dos motociclistas se detuvieron junto al Porsche que Tara Fares Chamoun manejaba y le dispararon al menos tres veces.
 
Tenía 22 años.  (Instagram).

La ex Miss Bagdad, influencer con 2.700.000 de seguidores en Instagram, murió a los 22 años. De inmediato las redes sociales reaccionaron a la noticia.

En su propia cuenta de Instagram una foto suya, en blanco y negro, se acompañó de la fecha de su muerte y el texto: "Tras un incidente cobarde y a traición, Tara Fares Chamoun está con Dios. Le pedimos a Dios que la reciba con su gran misericordia".
 
La publicación de despedida.  (Instagram).


Aunque no lleva firma, se cree que fue publicado por el padre iraquí y la madre libanesa de la modelo de religión cristiana. Entre los comentarios, además de la tristeza, se destacaron las alusiones a la violencia en Irak y la situación de las mujeres: "Las mujeres no están seguras en Irak. En realidad, nadie está seguro en Irak".
 

Una de las ultimas publicaciones de la modelo. (Instagram).


Tara nació en 1988, fue elegida reina de belleza en el Club Iraquí de Caza y luego se mudó a Europa, hasta que regresó a Irak, donde dividía su tiempo entre Erbil, la capital de la Región Autónoma Kurda (el Kurdistán iraquí) y Bagdad. Además de Miss Bagdad, quedó segunda en el concurso Miss Irak.

Su muerte causó estupor en su país.  (Instagram).

No era solo popular en Instagram, sino que tenía casi 100.000 suscriptores en su canal de YouTube. Solía publicar materiales sobre maquillaje, moda, estilo y viajes. También le gustaba mostrar sus tatuajes: una rosa en una mano, un corazón en un dedo, una banda en un brazo, una mujer en el hombro y un texto en una clavícula.

No se sabe quién realizó el ataque, del que Fares fue la única víctima, ni la razón. Las autoridades iraquíes aseguraron que iniciarán una investigación.
 
Se cree que la asesinaron por su popularidad.  (Instagram).

Según The Independent, se especula que podrían haberla matado por su alto perfil: en Irak, donde las mujeres sufren el peso de una actitud social conservadora, ella era considerada provocativa. Había recibido varias amenazas.
 
La influencer había desactivado los comentarios para evitar insultos.

Con su muerte son ya tres las mujeres iraquíes del mundo de la moda asesinadas en los últimos meses: Rafeef al-Yaseri (apodada la Barbie de Irak, una cirujana plástica) y Rasha al-Hassan, dueña del Centro de Belleza Viola en Bagdad) aparecieron muertas en sus respectivas casas en agosto.
Ver comentarios