L a gira más peligrosa del papal Francisco está en marcha. En la madrugada argentina, viajó desde Roma hacia Bagdad, la capital iraquí, “como peregrino de paz”. Será el primer jefe de la Iglesia Católica en pisar el país de Medio Oriente, sumido en un caos de seguridad por recientes atentados y en un peligroso aumento de los casos de Covid-19.

“Deseo tanto encontrarlos, ver sus rostros, visitar su tierra, antigua, extraordinaria cuna de civilización”, afirmó el Papa en un videomensaje enviado al pueblo iraquí antes de su partida, prevista para esta mañana, a las 7.30 de Roma (3.30 de Argentina). Ya en Irak, recorrerá Bagdad, Najaf, las ruinas de la ciudad de Ur, Erbil, Mosul y Qaraqosh.

En su mensaje, agregó: “Voy como peregrino penitente, para implorar al Señor perdón, reconciliación, después de años de guerra y de terrorismo, para pedir a Dios el consuelo en el corazón y la curación de la heridas”. “Voy entre ustedes como peregrino de paz, a repetir que son todos hermanos”, continuó, tras saludar con la voz árabe “Assalamu Alaykum”.

“Voy como peregrino de paz a buscar fraternidad, animado por el deseo de rezar juntos, de caminar juntos, también con los hermanos y hermanas de otras tradiciones religiosas, en el signo del padre Abraham, que reúne en una única familia a musulmanes, judíos y cristianos”, sostuvo, al referirse a la visita que hará mañana a las ruinas de Ur, donde según la interpretación más amplia de la Biblia nació el patriarca símbolo de las tres religiones.

Luego, dirigió un mensaje a los cristianos de Irak, que “han testimoniado la fe de Jesús en medio de pruebas durísimas”. “Estoy honrado de encontrar una Iglesia mártir”, manifestó.

Durante el viaje, el Papa encontrará fieles de distintas confesiones cristianas, minoría religiosa en el país que fue expulsada y sufrió asesinatos a manos del grupo Estado Islámico entre 2014 y 2017.

En Irak, hay cerca de 300.000 cristianos, frente al 1,5 millón que según el Vaticano había a inicios del sigo XXI.

“Queridos hermanos y hermanas, he pensado mucho en ustedes en estos años, que han sufrido mucho, pero no han sido abatidos. A ustedes, cristianos, musulmanes; pueblos, como el pueblo (cristiano) yazidí, los yazidíes, que han sufrido tanto, tanto; todos hermanos, todos”, los llamó a la unidad.

Por último, frente a la suba de casos de coronavirus en el país, el Papa planteó: “En estos tiempos difíciles de pandemia, ayudemos a fortalecer fraternidad, para construir juntos un futuro de paz”, concluyó.

Ver comentarios