Un equipo de investigadores de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, en colaboración con científicos británicos, desarrollaron un polémico dispositivo que según promocionan, ayudará a combatir la “epidemia mundial de obesidad.

Se llama 'DentalSlim Diet Control' y consiste en una especie de candado que funciona a fuerza de imanes. Contiene bandas metálicas de acero inoxidable que se colocan en los primeros dientes molares, tanto en los superiores como los inferiores, con la ayuda de cemento de ortodoncia a base de ionómero de vidrio y pernos.

La fuerza de los imanes hace que el usuario solo pueda abrir la boca unos 2 milímetros. Los desarrolladores aseguran que puede hablar y respirar libremente, pero que al tener una apertura tan mínima, estará obligado a mantener una dieta líquida.

Pruebas en voluntarios

Para tener una devolución, realizaron un estudio en el que participaron siete voluntarios residentes en Dunedin. Todos eran pacientes con obesidad y según publicó recientemente la revista British Dental Journal, en dos semanas perdieron en promedio 6,36 kilogramos.

Paul Brunton, vicerrector de Ciencias de la Salud de la Universidad de Otago, con el dispositivo para adelgazar (gentileza Heraldo).

"El principal obstáculo para una pérdida de peso exitosa es el cumplimento de la dieta, y este dispositivo ayuda a desarrollar nuevos hábitos, permitiendo mantener una dieta baja en calorías durante un período de tiempo", aseguró el autor principal del trabajo científico, Paul Brunton. Por ello, creen que será una herramienta segura y económica para ayudar a quienes luchan contra el sobrepeso.

El equipo de investigación estuvo formado por el profesor Brunton, el Dr. Jithendra Ratnayake, el Dr. Peter Mei y el Dr. Arthi Veerasamy, todos de la Universidad de Otago, el Dr. Jonathan Bodansky, de Leeds, y el Dr. Richard Hall, de RMH Consultancy, Leeds.

Los participantes del testeo aseguraron sentirse incómodos en ocasiones y que sentían que su vida era menos satisfactoria desde que lo usaban; sin embargo, también manifestaron que estaban contentos con los resultados obtenidos y que el DentalSlim los había incentivado a continuar con la pérdida de peso.

Cómo se usa el “candado”

Los científicos explicaron que la colocación la tendría que realizar un dentista, pero aseguraron que en caso de una emergencia el mismo usuario lo puede quitar. Por otra parte, manifestaron que se puede colocar y quitar repetidas veces.

Hasta el momento no ha presentado efectos adversos, pero hay que tener en cuenta que el número de personas que lo probaron es limitado. "Es una alternativa no invasiva, reversible, económica y atractiva a los procedimientos quirúrgicos", agregó Brunton.

La idea es que los usuarios se lo coloquen durante dos o tres semanas, luego hagan una pausa con una dieta un poco más permisiva y después vuelvan a colocárselo. Por otra parte, recomiendan el DentalSlim Diet Control para quienes tienen que perder peso antes de una cirugía, así como para pacientes que presentan cuadros de diabetes, ya que en algunos casos, la pérdida de peso también conlleva una remisión en la enfermedad.

"Esto permitiría un enfoque por fases para la pérdida de peso respaldado por el asesoramiento de un dietista, lo que permitiría alcanzar los objetivos de pérdida de peso a largo plazo", sentenciaron.