Los tres jueces de un tribunal de apelación confirmaron este miércoles la condena por corrupción al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y aumentaron la sentencia inicial a 12 años y un mes de cárcel, complicando sus aspiraciones presidenciales. 

Lula, que aún dispone recursos para evitar la prisión, fue considerado culpable de haberse beneficiado de un apartamento tríplex ofrendado por la constructora OAS a cambio de su mediación para obtener contratos en Petrobras. La condena inicial era de nueve años y medio de cárcel. 

Dos de los tres jueces de una corte brasileña de apelaciones confirmaron el miércoles la condena por corrupción del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y pidieron aumentar la pena hasta más de 12 años de cárcel. 

En ese sentido se pronunciaron los magistrados Joao Gebran Neto, relator de caso, y Leandro Paulsen, en una sesión que se inició por la mañana en la sede del Tribunal Regional Federal 4 (TRF4) de Porto Alegre (sur). 

El tercer juez, Victor Luiz dos Santos Laus, inició la explicación de su voto poco después de las 16.30 hs, aunque su decisión solo podrá modificar los tipos de recursos que Lula podrá presentar para evitar la cárcel. 

Los dos primeros magistrados respaldaron ampliamente las conclusiones del juez de primera instancia Sergio Moro, que en julio pasado condenó a Lula a 9 años y medio de cárcel como beneficiario de un apartamento en el balneario paulista de Guarujá, ofrendado por la constructora OAS a cambio de contratos en la estatal Petrobras. 

Según Gebran Neto, hay pruebas “de que el apartamento tríplex, desde el inicio, inclusive antes de que OAS asumiera las obras, fue reservado para el presidente Lula”

El hecho de que no exista un título de propiedad -sobre el que se basa la defensa para pedir la absolución- se debe precisamente a la intención de ocultar que el entonces mandatario de izquierda (2003-2010) era el verdadero destinatario del inmueble.  

Paulsen coincidió con ese entender, pero consideró "un agravante el hecho de que Lula haya operado como garante del funcionamiento” de un esquema que vació los cofres de Petrobras, revelado por la Operación Lava Jato. 

Respaldó además la determinación de Gabram de elevar a 12 años y un mes la sentencia inicial. 

El relator había justificado su pedido en base igualmente a las funciones ejercidas por Lula. 

"Desafortunadamente está siendo condenado un expresidente de la República, pero que practicó un delito y pactó directa o indirectamente con la concreción de tantos otros (delitos)”, alegó. 

Lula apela en libertad la sentencia de Moro, pero incluso condenado dispondría de recursos antes de que su pena de prisión se haga efectiva. 

La ratificación de su condena podría por otra parte sacarlo de la carrera de las elecciones presidenciales de octubre en la cual se presenta como favorito en los sondeos.

Fuente: AFP