Emma, una perrita mezcla de Shih Tzu, fue sacrificada y cremada en Virginia, Estado Unidos, a pesar de los esfuerzos de un refugio de animales para evitar que esto suceda. Su dueña había pedido que cuando ella muriera, enterraran al animal junto a su cuerpo.

Según los informes, los trabajadores del refugio en Virginia pasaron dos semanas tratando de convencer a las personas cercanas a la fallecida de que no cumplieran sus últimos deseos. No obstante, Emma fue sacrificada en marzo de este año, aunque la noticia se conoció en las últimas horas. 

Este el refugio que quiso cuidar a la perrita.

"Sugerimos que podrían adoptar al animal en numerosas ocasiones, porque es un perro en el que podemos encontrar fácilmente un hogar y un nuevo hogar", dijo Carrie Jones, gerente del refugio.

Emma fue cremada y sus cenizas se entregaron al representante del patrimonio de la mujer muerta para su entierro.

La perrita fue enterrada al lado de su dueña, en el mismo cementerio, en donde ambas reposan para siempre. En este estado yanqui está prohibido enterrar animales al lado de sus dueños en los cementerios públicos, pero en los privados, los dueños de cada lugar son libres de decidir y estipular lo que deseen.