Con tan solo diez años, Nylah Anderson decidió copiar el peligroso desafío que estaba circulando en TikTok el año pasado, y, lamentablemente, lo que comenzó como un inocente juego, terminó de la peor manera.

La familia de la niña le inició una demanda a la red social, debido a que, la acusan de ser la responsable de que el "Blackout Challenge" se haga viral, desafío que consiste en aguantarse la respiración hasta llegar al desmayo.

Al querer cumplir con el "Desafío del desmayo", la pequeña de 10 años terminó perdiendo la vida por un asfixio, el pasado 12 de diciembre. Previo a su muerte, Nylah estuvo cinco días intentando luchar por su vida en un hospital.

En la demanda judicial que Tawainna Anderson, madre de Nylah, le comenzó a ByteDance, la compañía a cargo de TikTok, figura que Anderson acusa a la aplicación como la culpable por la muerte de su hija, puesto que, fue quien le recomendó el peligroso reto.

La familia de Nylah Anderson pide justicia.

La madre de la víctima también alega que "es tremendamente irresponsable y negligente que TikTok permita que esos videos circulen en línea hoy en día, ya que incita a que miles de niños se ahoguen a sí mismos hasta perder el conocimiento.

Además, la demanda contra ByteDance señala lo siguiente: "El algoritmo de recomendación determinaba que el letal Blackout Challenge probablemente sería de interés para Nylah Anderson, de 10 años”, y agrega: "Trágicamente, Nylah es solo la última en una lista creciente de niños asesinados como resultado de la aplicación y el algoritmo de los demandados de TikTok.

No fue la primera niña que falleció por el "Blackout Challenge"

Lo cierto es que no es la primera denuncia que recibe la red social debido a este preocupante reto. El enero pasado, sucedió exactamente lo mismo con una niña de 10 años, la cual, lamentablemente, murió asfixiada por intentar aguantar lo máximo posible sin respirar.

De hecho, aquel hecho llevó al gobierno de Italia, país donde provenía la menor, a bloquear TikTok, por un tiempo determinado.

Estos casos no fueron los únicos: en abril del 2021, otro niño de 12 años también fue víctima del "Blackout Challenge", y terminó muriendo asfixiado.

Sin embargo, este terrible desafío no es el único que pone en riesgo a una incontable cantidad de niños. En lo que se refiere al último tiempo, hubo varios retos que desencadenaron en situaciones alarmantes, aunque ninguno de ellos terminó con la vida de algún menor.

Cada vez es más la gente que se suma a los retos virales, sin siquiera pensar en sus consecuencias. Desde tomar la mayor cantidad de tragos posibles, hasta responder preguntas de geografía con "golpes en la cabeza" ante cualquier error.