La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, se enfrenta a una nueva polémica tras difundirse en las redes sociales una foto tomada la fiesta en la residencia oficial, y en la que aparecen dos mujeres besándose, mientras se cubren los pechos desnudos con un cartel que dice "Finlandia".

La mandataria finlandes dijo en conferencia de prensa que la imagen está tomada en Kesäranta y que las dos jóvenes de la foto son amigas suyas.

Creo que esa foto no es apropiada, me disculpo por ello. No deberían haber tomado esa foto, pero por lo demás no ocurrió nada extraordinario durante aquella noche”, dijo Marin a la prensa.

"La fotografía es inapropiada", sostuvo. Marin dijo entre lágrimas que esta semana "no ha sido la más fácil" de su vida debido a la polémica que ha acompañado a la difusión de un video de una fiesta privada de la presidenta con amigos.

"Soy humana. Y yo también echo de menos a veces la alegría, la luz y la diversión en medio de estas nubes oscuras", agregó emocionada. La primera ministra explicó que la imagen había sido captada en la residencia oficial en las celebraciones posteriores a un festival de música.

 


Marin, de 36 años, detalló que se trataba de una fiesta privada organizada durante sus vacaciones y que la fotografía correspondía a la zona de invitados el el pasado 9 de julio, después asistir a un festival de rock.

 

 

Tomamos una sauna, fuimos a nadar y estuvimos en el jardín, pero no entramos al edificio principal. Solo usamos los aseos para invitados de la planta baja, que es donde al parecer se tomó esa foto”, afirmó la primera ministra.

Según Marin, se trató de la única fiesta privada que ha organizado en Kesäranta durante sus vacaciones y no supuso ningún tipo de amenaza para la seguridad, ya que las puertas de la residencia estaban cerradas con llave y todas las instalaciones estaban vigiladas.

Los servicios de seguridad aseguraron que no había habido ningún problema durante ese día y que todos los invitados están identificados.

El viernes pasado, Marin fue objeto de críticas tras filtrarse en redes sociales los videos privados esa fiesta en la residencia oficial.

En las imágenes se la ve vestida con un top negro y pantalones blancos, bailando y haciendo gestos en una fiesta con amigos, figuras del rock y otras celebridades.

Algunas voces sostuvieron que más allá de tratarse de una reunión privada, su actitud no se correspondía con la de una jefa de gobierno y la acusaron de abandono del poder, otros consideraron que se la atacaba por ser mujer.

 


Tras la viralización de los videos, la oposición le pidió que se hiciera un test de drogas.

La oficina de prensa de Marin informó que no se habían detectado narcóticos en el organismo de la premier, quien corrió personalmente con los gastos de esta prueba y había descartado ante los medios el consumo de drogas.

 

 

En un breve comunicado, el Ejecutivo señaló que “no se ha encontrado ninguna droga en la prueba a la que sometió la primera ministra Sanna Marin el 19 de agosto del 2022”.

La primera ministra se sometió a la prueba de drogas voluntariamente “para limpiar su reputación”.

Nunca en mi vida, ni siquiera en mi juventud, he consumido drogas. Ojalá viviéramos en una sociedad en la que se pudiera confiar en mi palabra. Pero como ahora quieren levantar esas sospechas, por eso me hice la prueba”, afirmó el viernes.

 

 

 

Ver comentarios