Los investigadores australianos de Perth aseguraron que el fenómeno que iluminó a toda la ciudad es enorme meteoro. Sin embargo, muchos lo calificaron de ovni y la cadena ABC como "un visitante interestelar".

El hecho alteró el comportamiento de los animales el pasado 28 de agosto. El cuerpo celeste sobrevoló y los especialistas aseguran que pudo haber impactado en la tierra.

Los bomberos recibieron cientos de llamadas de urgencia procedente de vecinos asustados que vieron una bola de fuego sobre sus cabezas. Algunos sugerían que se trataba de un ovni que causó un terrible incendio y otros que dijeron que parecía "como si el cielo se cayera".

Una mujer aseguró que sintió que su casa se caía. "Sacudió toda la casa, las ventanas y enloqueció a mi perro", comentó Robyn Garrett, una de las testigos.

Así se vio el fenómeno