El animador de fiestas Rigoberto Enrique León fue detenido por su presunta responsabilidad en el homicidio de la menor de 14 años Danyerling Josefina Heredia Salave, hecho ocurrido en el barrio Carapita de Antímano, de Caracas, Venezuela.

El comisario Robinson Navarro, director de la Policía caraceña, informó que León fue aprehendido durante un operativo realizado en la calle Los Hoteles, de Sabana Grande, donde se encontraba escondido.

Al parecer, el hombre de 36 años portaba una cédula de identidad que no le corresponde y además lucía ciertos camuflajes para disimular su fisonomía, pero lo reconocieron por unos tatuajes.

León solía disfrazarse de payaso para animar fiestas infantiles y tenía muchos años viviendo en Carapita, donde cometió el deleznable delito. Tras la captura, el chacal fue puesto a la orden de la División de Homicidios del Cicpc.

León se encontraba fugado desde el viernes 13 de octubre, cuando sometió a la muchacha y la metió por la fuerza a su vivienda, en el momento en que se dirigía a la casa de su abuela. Tras abusar sexualmente de ella y quitarle la vida asestándole dos heridas punzo cortantes con un destornillador, se deshizo del cuerpo abandonándolo en un basurero del barrio.

Los familiares de la menor localizaron el cuerpo el domingo en la noche, pero León ya había abandonado el barrio a bordo de su moto.

Los vecinos enardecidos lo buscaron para lincharlo y colocaron afiches con su rostro en las paredes de toda la parroquia pidiendo información de su paradero. La casa de León fue desvalijada y luego demolida.