Una escuela del barrio de Coyoacán, en Ciudad de México, se derrumbó a causa del fuerte terremoto que tuvo lugar este martes.Varios niños permanecían atrapados entre los escombros del edificio destruido y se realizaba un operativo para rescatarlos. Por eso, se hicieron presente en el lugar el presidente Enrique Peña Nieto y su jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera. 

Allí, el máximo mandatario confirmó que hasta ese momento había 22 chicos que perdieron la vida por el derrumbe, mientras que aún seguían buscando al resto, que se encontrarían en la escuela. El resto, entre los que figuran niños y profesores, pudieron ser rescatados a salvo o con heridas leves.

"¡Por favor, silencio! ¡Estamos trabajando para salvar a los pequeños!", gritaban los rescatistas a la multitud que los circundaba mientras intentaban sacar a los chicos, atrapados entre los escombros de la escuela Enrique Rebsamen. Peña Nieto confirmó que 700 personas entre el ejercito y gente de protección civil están trabajando en el siniestro. 

Con el correr de las horas, el número de víctimas aumentó y trepó a 37, de los cuales 32 son niños. Además, 20 personas aún permanecen desaparecidas, informaron hoy medios mexicanos. Personal del Ejército y de la Marina mexicana encabezaron las tareas de rescate en ese establecimiento educativo y otros 40 edificios que se desplomaron como consecuencia del sismo de 7,1 de magnitud en la escala de Richter.

Según expresó "Televisa", que cita fuentes oficiales, los equipos de emergencia lograron rescatar 14 personas en los escombros de la escuela que albergaba a niños de los nivel inicial, primario y secundario, mientras se estima que otras 20 aún continúan desaparecidas.

Mirá el conmovedor video del rescate de dos niños