Una niña australiana de 10 años, llamada Pixie Curtis, ya es dueña de dos negocios. Según su madre, la empresaria Roxy Jacenko, podría jubilarse a los 15 años si así lo desea. 

La pequeña emprendedora cuenta con dos poderosas marcas a su nombre que ya son todo un éxito -factura 100 dólares al mes-. Pixie lanzó su marca en mayo y los productos se agotaron por completo en dos días. Durante el primer mes, ganó 135.000 dólares.

Las dos compañías, Pixie’s Fidgets y Pixie’s Bows, pertenecen a Pixie’s Pix, y venden juguetes, ropa y accesorios para niños. La madre explicó que preparó el negocio para que la pequeña se pueda retirar a los 15 años.  Sin embargo, comentó que es bastante improbable que esto suceda debido a las ganas de emprender de su hija y su facilidad para los negocios.

En diálogo con The Sun, la madre de Pixie explicó: “Lo más emocionante para mí es el espíritu emprendedor que tiene a una edad tan joven. Yo nunca lo tuve, aunque me inculcaron que tenía que triunfar”.

"Cuando tenía 14 años, conseguí un trabajo en McDonald's porque eso es lo que se hacía en mi época. Pero mi hija tiene un impulso de pequeña empresaria que yo no tenía", agregó Roxy, la madre de la niña.

Jacenko está en pareja con Oliver Curtis, con quien se casó en 2012. La familia se completa con Hunter, de seis años. Los cuatro viven en una mansión valuada en seis millones de dólares.

Su espectacular situación económica es fruto de lo que cosecharon por sus redituables  emprendimientos familiares.