Mientras que el próximo sábado, Día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, los argentinos cumplimos con la tradición de armar en nuestras casas el árbol de Navidad, en el Vaticano lucen un pesebre realizado con 1.300 metros cúbicos de arena de una playa italiana en el centro de la Plaza San Pedro, junto a un infaltable pino navideño.

Ambas estructuras permanecerán allí hasta el próximo 13 de enero. El nacimiento, donado por el patriarcado de Venecia y la ciudad de Jesolo, fue esculpido durante varias semanas por cuatro artistas: el estadounidense Richard Varano, el ruso Ilyá Filimóntsev, la holandesa Susanne Ruseler y el checo Rodovan Ziuny, sobre una superficie de unos 25 metros.

Mientras que el arbolito posee unos 21 metros de altura, procede del Bosque del Cansiglio, en la provincia de Pordenone (nordeste de Italia) y fue donado por la diócesis de esa localidad.

La decoración y la iluminación de la Plaza San Pedro fueron realizadas junto a una empresa que ofreció un sistema que limita el consumo de energía.

Para el papa Francisco, quien estuvo presente durante la inauguración: “El árbol y el pesebre son dos signos que nunca dejan de fascinarnos, nos hablan de la Navidad y nos ayudan a contemplar el misterio de Dios hecho hombre para estar cerca de cada uno de nosotros”.

La arena, “material pobre, recuerda la simplicidad, la pequeñez con que Dios se mostró con el nacimiento de Jesús en la precariedad de Belén”, agregó el Pontífice, quien concluyó su discurso con deseos para una Feliz Navidad.

Armar el arbolito

En Argentina, como en otros países de Sudamérica se suele armar el 8 de diciembre, que coincide con el Día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

Sin embargo, no existe una única explicación de qué significa el árbol de Navidad y de por qué se arma ese día. Incluso, en otras partes del mundo, el arbolito se arma el 6 de diciembre, día de San Nicolás de Bari, patrono de los niños y a quien se señala como inspirador del personaje de Santa Claus o Papá Noel.

Otros, en tanto, prefieren armarlo en coincidencia con el día de San Andrés, que es el 30 de noviembre. En Estados Unidos, los árboles de Navidad comienzan a verse después del Día de Acción de Gracias. Y en la ciudad de Nueva York, el famoso árbol de Navidad del edificio Rockefeller Center suele inaugurarse a fines de noviembre.