Un bebé de seis meses murió después de que su madre perdiera el equilibrio mientras andaba en tacones altos y lo dejara caer desde un segundo piso. El pequeño ufrir una fractura fatal en su columna vertebral.

Femida Shaikh, de 23 años, acudió a una boda ataviada con unos altos tacones con los que no conseguía caminar del todo bien. Llevaba a Mohammed, su bebé de seis meses, en los brazos mientras paseaba por un segundo piso cuando, de repente, tropezó y soltó al pequeño, que se precipitó al vacío. El bebé se cayó sobre una cornisa y luego golpeó contra el suelo del primer piso.

Lo trasladaron de urgencia al centro hospitalario más cercano aunque, debido a sus graves lesiones en la columna vertebral, fue declarado muerto al llegar. Agentes de la policía se personaron en el lugar de los hechos y confirmaron que, efectivamente, se había tratado de un terrible accidente.

“Llegamos al lugar inmediatamente después del incidente y llevamos al bebé al hospital, donde fue declarado muerto. Hemos registrado un Informe de Muerte Accidental y hemos entregado el cuerpo a la familia”, explica Vijay Khedekar, inspector de policía, en declaraciones recogidas por The Sun.