El joven que había solicitado visitar a Nahir Galarza en el penal de mujeres de Paraná fue absuelto por la Justicia federal en el marco de un juicio por narcotráfico en el que fueron condenados otros 21 imputados, entre ellos su padre, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Matías Caudana (20), quien estaba acusado de ser partícipe secundario de comercio de estupefacientes realizó los trámites para recuperar la libertad tras el veredicto dado a conocer por el Tribunal Oral Federal de la capital entrerriana.

El abogado de Caudana, Augusto Lafferriere, aseguró que el joven todavía tiene la intención de visitar a Galarza, quien cumple prisión perpetua por el crimen de su novio, Fernando Pastorizzo (20), ocurrido hace casi un año en Gualeguaychú.

Caudana, junto a su abogado celebrando su libertad.

Tienen una buena relación”, dijo el defensor y recordó que conoció a la joven cuando fue a visitar a su abuela paterna, que también está presa en la misma cárcel femenina. En los alegatos del juicio a la banda presuntamente liderada de Caudana padre, que este jueves recibió una pena de 12 años de prisión, Lafferriere había pedido la absolución de su cliente o una pena mínima y en uno de los últimos puntos de su petición, reclamó que se habilitaran las visitas con Nahir, lo cual sorprendió a los presentes.

El joven, saliendo de los tribunales de la capital entrerriana (El Once).

El miércoles, el presidente del TOF, Roberto López Arango, autorizó que las visitas podían efectuarse “previa conformidad expresa de la mencionada (a recabarse por la Unidad Penal número 6 mediante acta de estilo) y previa constatación del cumplimiento de los requisitos establecidos en los reglamentos carcelarios”.

Lafferriere aseguró que su cliente, que hasta este jueves estaba alojado en la cárcel de varones situada enfrente de la de mujeres, le manifestó que con Nahir son “amigos y quieren charlar, pero no tener visitas íntimas” por el momento.

El letrado que defiende a Caudana sostuvo que los jóvenes "son amigos y quieren charlar" (El Once).

El joven, que estaba acusado de ser una especie de “asistente” de su padre en la banda, estudió en prisión Analista de Sistemas durante los dos años que estuvo detenido y antes de caer preso había trabajado en una fábrica e intentado ingresar a la carrera militar, pero no fue admitido.

Ver comentarios