Luego de conocerse el brutal crimen que conmovió a todo San Pedro, los investigadores se entrevistaron con algunos testigos del ataque y señalaron a un hombre llamado Alberto Andrés "El Negro" Lafuente (47), pareja de la víctima, como principal sospechoso. Con esa información, el personal policial realizó un allanamiento de urgencia en su casa ubicada a unas 10 cuadras pero sólo estaba la bicicleta en la que presuntamente se había trasladado a la casa de su novia.

Los efectivos también concretaron un procedimiento en otro inmueble pero como tampoco se encontraba iniciaron un operativo de búsqueda en toda la ciudad y sus alrededores. Finalmente, pasadas las 21, la policía se dirigió a las  cercanías del cementerio Parque, donde encontró a Lafuente, quien estaba parado al costado de otra bicicleta en la que huía.

Los efectivos intentaron detenerlo pero el sospechoso se efectuó un disparo en el cráneo que le causó la muerte en el acto, probablemente con la misma arma de fuego que utilizó para atacar a la mujer y su hijo. Un vocero encargado de la pesquisa afirmó que la víctima nunca había radicado una denuncia por violencia de género ni amenazas y si bien ella quería terminar la relación no sabía cómo hacerlo porque le tenía "terror". 

"Los testigos indican que el hombre la golpeaba, era violento y siempre se escuchaban gritos en la casa, aunque esta vez parece que fue directamente a cometer el femicidio", agregó.
El crimen de Mariela Figueroa es investigado por el fiscal Marcelo Manso, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 descentralizada en San Pedro, Departamento Judicial San Nicolás, quien dispuso la autopsia y encabezó las diligencias para dar con el paradero del sospechoso. 

"Hasta cuando, por Dios...vos que la luchaste tanto con tu enfermedad ahora te pasa esto", publicó una familiar de Mariela en la red social Facebook. Además, allegados a la madre del niño baleado pidieron una "cadena de oración" para que se recupere de las heridas que sufrió en el ataque. 

Por su parte, los investigadores determinaron que Lafuente tenía un antecedente penal por un robo y otro por un homicidio cometido el 7 de diciembre de 2004 por el que fue condenado en 2012 a 11 años de cárcel. El presunto femicida recibió esa pena por el crimen del comerciante Rubén Pérez, quien esa noche iba a bordo de un Ford Falcon celeste que impactó contra la pared de una vivienda ubicada en Aníbal de Antón al 1700. 

Durante el debate, los testigos declararon que alcanzaron a escuchar una fuerte acelerada y el choque contra la casa. Según estableció el tribunal de San Nicolás, Pérez ya estaba desvanecido y su auto se descontroló hasta chocar con la chimenea de la vivienda. El comerciante fue trasladado al Hospital local, donde se le detectó una herida de bala que le produjo la muerte.

Lafuente quedó implicado en el homicidio porque poco antes de cometerlo algunos vecinos lo observaron discutir con la víctima.