Un arquitecto, su socio y un cadete de la Policía de la Provincia de Buenos Aires fueron detenidos de manera preventiva por los investigadores, al hallarse sospechados de haber privado de la libertad, torturado y robado a un contratista, de 30 años, en un confuso episodio ocurrido en la localidad bonaerense de Castelli. Los individuos habrían obligado a la víctima a que les entregue una camioneta y también a firmar pagarés, luego de que les reclamara el pago de una deuda.

Voceros del departamento judicial de Dolores revelaron a cronica.com.ar los arrestados en este expediente son un arquitecto, de 41 años; su hijo, de 22; y un socio del primero de los individuos, de 42.

De acuerdo a lo agregado por los informantes, el joven fue interceptado en la vía pública por los pesquisas de la Estación de Policía Comunal (E.P.C.) de Castelli.

Trascendió que el muchacho es actualmente cadete de primer año de la sede Coronel Julio Dantas de la Escuela de Policía Juan Vucetich, de la que se asegura que iba a egresar, como oficial, en marzo próximo.

 

Su progenitor, mientras tanto, fue detenido en una finca situada en la calle Caseros, en el ámbito de Castelli, donde dichos uniformados incautaron documentación y una camioneta VW Amarok gris perteneciente a la víctima.

Finalmente, el tercer involucrado en el caso fue localizado en un camino rural y en cercanías de una estancia, cuando acampaba en un paraje que se conoce como Parravicini, ubicado a 30 kilómetros del casco urbano de Dolores.

En su denuncia penal, el contratista, de 30 años y de nacionalidad boliviana, dijo que concurrió a reunirse con los sujetos para arreglar cuestiones económicas, las cuales habrían provocado que el mes pasado dejara de efectuar tareas con estas personas.

El joven agregó que, en esas circunstancias, habría sido mantenido cautivo en una oficina durante al menos dos horas por parte de los sospechosos, oportunidad en la que aseveró que fue amenazado y torturado violentamente a golpes mediante una barreta de metal, para ser obligado a vender el citado vehículo y a firmar diversos pagarés.

 

Autoridades de la Superintendencia de Seguridad de la Región Atlántica Uno se encargaron de supervisar los diferentes procedimientos.

Intervinieron en la causa la Ayudantía Fiscal de Castelli y el Juzgado de Garantías N° 2, ambos pertenecientes a los tribunales de Dolores.

Por F.V.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios