Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Como saldo de una violenta discusión, un chico, de 17 años, fue salvajemente asesinado a tijeretazos por un joven, 18. El cruento suceso se registró en la localidad bonaerense de Bancalari y luego los pesquisas policiales lograron detener al responsable del tremendo crimen.

Los voceros de los tribunales de San Isidro revelaron a cronica.com.ar que la infortunada víctima fue identificada como Ulises Adrián Raffault, de 17 años.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el sangriento hecho se produjo en el cruce de Blandengues e Ituzaingó, en el citado distrito, en el el norte del conurbano provincial, donde el pibe y el agresor, llamado Joaquín Aníbal, de 18 años, comenzaron una acalorada reyerta.

Trascendió que dicha disputa entre ambos culminó en tragedia, porque el marginal atacó en el hemitórax izquierdo a su adversario con una filosa tijera de grandes dimensiones.
 

Raffault tuvo que ser trasladado de urgencia a un centro asistencial, pero finalmente dejó de existir como consecuencia de sus graves heridas. Por su parte, el criminal huyó rápidamente a la carrera y se refugió en las calles del vecindario.

Gracias a los diferentes datos obtenidos en el escenario del asesinato, los servidores públicos de la comisaría de Don Torcuato (3ª de Tigre) y de la subcomisaría de Bancalari, apoyados por el área de Investigaciones de la zona, realizaron un allanamiento en una humilde finca situada en Gallardo al 3500, entre Sebastián Elcano y Carlos Pellegrini, en Bancalari, donde apresaron al autor del crimen, incautándose en su poder la tijera que utilizó para matar a la víctima, la cual se estableció que tenía algunas manchas de sangre, que se asegura serían del occiso.

Autoridades policiales del Comando Patrulla (C.P.) de Tigre y de la Jefatura Departamental Conurbano Norte se encargaron de supervisar los procedimientos.

Intervino en la causa, que fue caratulada "Homicidio agravado", la Unidad Funcional de Don Torcuato, dependiente del departamento judicial de San Isidro.