Luego de que un grupo de rugbiers asesinara a Fernando Báez Sosa en las inmediaciones del boliche Le Brique en Villa Gesell, manifestantes escracharon la fachada del lugar y pusieron todo tipo de frases en repudio al local bailable y en pedido de Justicia por la víctima. En consecuencia al escrache, las autoridades del lugar se vieron obligados a hacer modificaciones.

En imágenes de archivo, se puede observar que el color de las paredes del boliche es gris pálido. Sin embargo, luego de que terminaran totalmente escrachadas con pintura en aerosol, debieron hacer arreglos y terminaron con un frente completamente negro.

Esta no es la primera vez que las autoridades del boliche deben pintar las paredes, ya que en reiteradas ocasiones el frente del boliche vuelve a amanecer cubierto de leyendas escritas con tizas de trazo grueso o aerosol blanco sobre la fachada que antes del asesinato era color gris topo. 
En cada ocasión, cuando advierten las leyendas, de inmediato vuelven a borrar las frases y lo pintan para que quede "como nuevo" y con el fin de que no queden rastros del repudio nocturno. 
Uno de los escraches realizados en el frente del local.

Producción: Marco Bustamante.