El hombre fue detenido dos días después del hallazgo del cadáver.

Marcos Esteban Bazán, uno de los detenidos por el crimen de la adolescente Anahí Benítez, inició una huelga de hambre hace cuatro días en reclamo de su libertad, porque sostiene que es "inocente".

El abogado del imputado, Lucio de la Rosa, dijo que su defendido cumple la medida en la alcaldía de Lomas de Zamora, donde permanece detenido desde el 6 de agosto último.

"Empezó cuando se le amplió la declaración indagatoria y va a seguir así en reclamo de justicia porque es inocente", afirmó el letrado, quien agregó que cuando Bazán le informó de su decisión a las fiscales del caso, Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, éstas "no le dieron importancia" y siguieron con el interrogatorio que le realizaron.

El 29 de julio último, Anahí (16) salió de su casa de la localidad bonaerense de Parque Barón, en Lomas de Zamora, a caminar unas cuadras y el 4 de agosto su cadáver fue encontrado desnudo, con lesiones cortantes y contusas en el rostro y la cabeza, enterrado en la Reserva Natural Santa Catalina.

Dos días después, Bazán fue detenido luego de que perros rastreadores marcaron su casa, ubicada a 300 metros del lugar del hallazgo, y donde se encontró una olla con arroz similar al encontrado en el estómago de la víctima, ropa de mujer, pelos y manchas de aparente sangre.

En otro procedimiento realizado en la vivienda, la fiscalía secuestró granadas de humo, plantas de marihuana y hongos que se analiza si son comestibles o alucinógenos.

Sin embargo, Bazán aseguró ante la Justicia que no conocía a Anahí, que su casa no tiene medidas de seguridad que impidan el acceso de terceros, que la ropa femenina era de su novia y los pelos y manchas sospechosas podían ser de alguno de los animales que rondan por el predio.

Según De la Rosa, los resultados de los estudios sobre todas esas muestras todavía no le fueron notificados.

Fuente: Télam