"Para mí es un escalón subido, un avance bastante importante, siento alivio, estoy un poco más tranquila y esperando ver cómo sigue todo", dijo esta mañana Yésica en referencia al detención del abogado Marino Mera, durante una entrevista con radio Con Vos. La mujer, en un duro relato, contó todo que padeció después de que fue a buscar trabajo. Abuso, poder,  secuestro, amenazas y una mujer que logra hablar a pesar de todo. 

Ella lo denunció por abuso sexual y secuestro al hijo del exministro del Interior Julio Mera Figueroa, detenido ayer tras permanecer tres años prófugo.

Yesica recordó que ella fue a la casa del acusado por "una promesa de trabajo en la Municipalidad de Merlo" y estuvo "alrededor de un año viviendo en su casa con a promesa de este trabajo que nunca llegó".



Vivió allí con sus dos hijas menores de edad "soportando montones de humillaciones, explotación laboral".

"Vivía prácticamente encerrada, no tenía llaves del lugar y no podía salir sin permiso", relató la mujer.

La violación fue lo que hizo que huyera. "Todo el año que estuve ahí han sido un montón de humillaciones y de abusos hasta que él me viola, todavía me cuesta decirlo, y después de ese hecho yo me escapo", contó.

"Pude salir de ahí, me fui con mucho miedo no quería denunciar por lo que me podía pasar, porque vi de lo que era capaz, hasta que vi a otra chica que lo había denunciado y entendí que mi testimonio era también muy importante", contó la víctima.

Ella tuvo que buscar un lugar donde vivir con sus hijas donde no pudiera ser encontrada. Estuvo en un refugio para víctimas de violencia de género.

Pero no fue suficiente. "Me encuentra y me secuestra, me llevan a un lugar, me torturan, me extorsionan y le digo que voy a hacer lo que él me diga, y lo que quería es que rectifique la renuncia en el juzgado", contó y dijo que esa vez él tuvo el apoyo de integrantes de la barra brava de Boca.

"Yo en ese entonces iba a la cancha de Boca, nunca creí que él tendría poder ahí. De hecho me cita un muchacho que conocía de la cancha a la noche en La Boca y yo voy. Había miembros de la barra y aparece él con dos hombres y ahí entendí que estaban todos juntos, que eran cómplices y que no hicieron nada mientras yo gritaba, me golpeaban y me llevaban a rastras", contó.

"No me podía quedar callada, pero lo que me pasó me pasó por hablar, por eso cuesta tanto denunciar a una persona, más si es un hijo del poder", sostiene.

"Espero que se haga Justicia y que la Justicia actúe como tiene que actuar, que sufra, que viva todo lo que yo viví y sienta todo lo que yo sentí", concluyó.

Mera Alba fue detenido en Francisco Álvarez, partido de Moreno, tras permanecer prófugo, tenía pedido de captura internacional desde marzo de 2019 por abuso sexual, secuestro y robo y se ofrecia una recompensa por un millón y medio de pesos.



Fue denunciado en 2018 ante la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Morón. El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 10 condenó en mayo del año pasado a cinco años y seis meses de prisión a dos hombres que privaron de su libertad a la mujer para que cambie su declaración.

Los jueces ordenaron que se envíen testimonios al Juzgado donde se encuentra la causa que se le sigue al abogado para que se investigue la participación de dos personas en el hecho, una de ellas fue identificada como "Rafa" y que para el fiscal del juicio Oscar Ciruzzi se trata de Rafael Di Zeo, uno de los líderes de la barra de Boca.

 

 Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver comentarios