Dos delincuentes fueron detenidos con prisión preventiva por cuatro meses, luego de asaltar al menos seis veces una panadería, y una séptima a una verdulería del barrio, en apenas una semana. Sin embargo, los ladrones no se percataron que habían sido registrados por las cámaras de seguridad, de manera que los vecinos los reconocieron y denunciaron ante la Justicia. 

¿Cómo fue el raid delictivo de los dos ladrones apresados?

El raid delictivo de los dos delincuentes comenzó el domingo 20 de marzo a las 8 de la mañana. Uno de ellos, identificado como Pablo Agüero, de 29 años, ingresó a una panadería situada en calle Azucena del barrio Alta Barda, provincia de Neuquén, donde a punta de pistola asaltó a una empleada a la que le robó 2 mil pesos en efectivo y dos cervezas. Afuera del local lo esperaba su cómplice identificado como Miguel Ángel Cañas, de 48 años.

No obstante, alrededor de las 9:45, repitieron el robo armado, pero en la sucursal de la panadería de calle Catriel y Belgrano, donde los ladrones huyeron con 2100 pesos en efectivo. Sin embargo, el raid delictivo no culminó ahí. Es que a las 14 y a las 20, volvieron a robar en la sucursal situada en Alta Barda, donde se llevaron un total de más de 4000 pesos en efectivo.

El domingo cometieron un total de cuatro robos, que quedaron registrados por las cámaras de seguridad de la panadería, mediante los que el dueño del local identificó a los ladrones como vecinos del barrio Alta Barda a quienes conocía de chicos.

 

En la denuncia que realizó en la Comisaría Cuarta aportó los videos de las cámaras de seguridad de ambas sucursales, donde quedaron registrados los cuatro robos.

Así se dio inicio a una investigación policial, mediante la que se logró identificar a los autores de los hechos delictivos. Pero el domingo 27 de marzo volvieron al ataque. Ese día, alrededor de las 15:45, Agüero se presentó en la panadería de Alta Barda, donde robó 8000 pesos y 3 botellas de cerveza que había en la heladera.

Al día siguiente, ya lunes de madrugada, los dos ladrones y una tercera persona no identificada regresaron a la panadería de calle Azucena y mediante amenazas armadas, le sustrajeron bebidas alcohólicas. El último atraco antes de ser detenidos por la Policía sucedió ese mismo lunes 28 de marzo, a las 19:20, cuando ingresaron a una despensa y verdulería también del barrio Alta Barda. Allí, Agüero y Cañas intimidaron a la comerciante con un arma de fuego y le robaron 2100 pesos y atados de cigarrillos.

Si bien en este último hecho, la comerciante no aportó registros fílmicos como en los anteriores seis hechos, sí pudo identificarlos como vecinos del barrio. Es que tanto Agüero como Cañas tienen domicilio en Alta Barda y fue así que la Policía logró su detención.

"Anoche (lunes), una vez que se analizaron las cámaras (que habría aportado un vecino del último robo a la verdulería), se identificó a estas dos personas y a los minutos, una patrulla logró observar a quien había quedado de campana. Le dieron la voz de alto, pero se dio a la fuga, aunque a los pocos metros fue aprehendido; mientras que su cómplice ingresó a un domicilio", explicó el comisario Juan Arévalo Smith, jefe del Departamento Delitos Contra la Propiedad, según consignó LU5.

 

En ese contexto, se identificó la vivienda y con orden judicial, se allanó el domicilio, donde se capturó al segundo delincuente.

Ambos delincuentes fueron llevados a una audiencia, donde el fiscal Horacio Maitini y el asistente letrado Juan Pablo Encina le formularon cargos a ambos como coautores del delito de robo con arma, cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditado (siete hechos).

Además, el juez de garantías Cristian Piana dictó la prisión preventiva por cuatro meses, tal como había solicitado la fiscalía. En tanto, el botín no fue hallado, aunque sí se logró el secuestro de las prendas de vestir que habrían utilizado en los distintos hechos, tal como quedaron registrados por las cámaras de la panadería y un vecino.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios