Los funcionarios de la Justicia se encargan de investigar la muerte de un oficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, quien apareció con un disparo en la cabeza. Se cree que el hombre se habría suicidado debido a que sufría una grave crisis depresiva. El suceso se descubrió en un gran terreno descampado, en la localidad bonaerense de Villa Ramallo.

Al respecto, los voceros judiciales revelaron a cronica.com.ar que el occiso fue identificado como el capitán Matías Olivera, de 48 años, quien estaba destinado en la Subdelegación Departamental de Investigaciones (SubDDI) de esa misma zona.

 

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el hecho, que ocurrió el jueves pasado, pero que se conoció este sábado, se produjo en un predio situado en calle Artigas, entre Zabaleta y Velázquez, en el citado distrito, en el norte del territorio provincial. Olivera yacía muerto boca abajo, en un camino vecinal, según comprobaron los uniformados de la comisaría 2ª de Villa Ramallo.

Trascendió que los peritos de la Policía Científica revisaron el cadáver del sujeto, determinándose que presentaba un certero impacto de proyectil de arma de fuego en la región parietal derecha y que, junto a la víctima, había una pistola Bersa TPR nueve milímetros.

 

Basándose en los diversos datos que han sido aportados por allegados al fallecido, se sospecha que Olivera decidió quitarse la vida, porque se encontraba sumamente deprimido.

Preventivamente este expediente penal fue caratulado “Averiguación de causales de muerte”, con intervención de la fiscal Franca Padulo.

Por F.V.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios