Dos ladrones ingresaron a una vivienda de Villa San Carlos, en las cercanías de La Plata, y torturaron a la dueña de casa para que confesara dónde guardaba el dinero. Sin embargo, se marcharon con un magro botín: tres pares de zapatillas y tres teléfonos celulares.

Según relató la damnificada al diario El Día, el robo ocurrió durante la madrugada. La mujer, de nombre Teresa, escuchó ruidos y cuando despertó, tenía dos hombres parados al pie de la cama. "Te vendieron, vieja. Sabemos que hace poco vendiste un auto y que tenés plata", le dijeron.

Sin embargo, el dato era falso: la propia víctima les mostró que el vehículo estaba estacionado en la puerta. "Mirá, el auto está afuera, no vendí nada", les contestó.

Los delincuentes se molestaron con la adversidad y reaccionaron con violencia contra la mujer y contra su nieta de 14 años, que en ese momento regresaba al hogar.

 

 

"Ella intentó zafarse y le pegaron en las costillas. Cuando intenté protegerla me agarraron a las patadas y hasta me mordieron. Creo que el tipo estaba más enojado con la persona que le había pasado el dato que con nosotras", dijo Teresa.

El drama duró alrededor de una hora en la que los hombres revolvieron toda la casa. Aunque ella misma ofreció las llaves del auto para que los ladrones se lo llevaran, al final sólo cargaron en sus mochilas las zapatillas y los celulares.

Teresa terminó con el fractura en el cúbito izquierdo, contusiones en el rostro y heridas en el brazo derecho producto de las mordeduras. "Fue una pesadilla. No se lo deseo a nadie. Es terrible el miedo que te queda después", señaló la víctima.

 

 

Ver comentarios