El remisero que encontró en el suelo, gravemente herido, a Fernando Pastorizzo brindó un testimonio por demás esclarecedor de un crimen que aún conmueve al país. “Él estaba agonizando y yo llamo a la policía. Lo vi con muchas sangre y me comunico a las 5.17 al 101 y pido un patrullero, y les digo que llamen a la ambulancia”, manifestó el trabajador.

“La policía llega enseguida. En el transcurso llamo a la ambulancia, llega la gente del patrullero, le toman el pulso y pregunto si está vivo. Me dicen que si. Vuelvo a llamar a la ambulancia porque estaba demorada y, cuando arriban confirman que esta muerto. Tardaron 20 minutos. El médico le dice a la policía que el chico ya estaba con las pupilas dilatadas, la sangre coagulada y el doctor toca el cuerpo y estaba frío, estaba muerto. Ahí me toman declaración, pensando que era un accidente, que se había caído o golpeado. Ningún vecino se acercó, en la esquina había un muchacho barriendo la vereda y otro sacando la basura. Hay un testigo que dice que vio algo. Yo no preste atención porque para mi era alguien descompuesto”, contó el remisero a Mauro Viale en su programa de América.

El hombre contó que “yo sigo trabajando, termino con mi pasajero, vuelvo a la base a eso de las 6.15, 6.20 y me viene a buscar la policía y me dice que me tenia que trasladar a la comisaría primera. Voy y cuando llegué, pregunté por el pibe y me dicen que lo mataron. El jefe me dice que lo mataron y ahí yo asocié el estruendo que había escuchado, como de un petardo. Ni la policía, ni los médicos ni yo le vimos sangre en el pecho ni nada, solo tenia sangre en la cara”.

Poco después se enteró que Nahir Galarza había confesado ser la autora del homicidio de su novio, en un hecho que conmueve no sólo a Gualeguaychú sino a todo el país.