La Justicia de Lomas de Zamora dará a conocer este jueves su veredicto sobre un hombre acusado de asesinar con un martillo a su ex esposa delante de sus hijos, en un brutal femicidio ocurrido hace siete años en la localidad bonaerense de Burzaco. Al momento del crimen, el imputado tenía una restricción de acercamiento por violencia de género.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 dará comienzo a la audiencia al mediodía con la lectura del fallo sobre Fernando Luis Oriolo, de 44 años, que llegó preso al juicio acusado de matar a Estefanía Michel Díaz, su ex pareja de 30.

Andrés Santos Procopio, fiscal que interviene en la causa, pidió prisión perpetua para el imputado por el delito de "homicidio agravado por el vínculo", mientras que la defensa señaló que Oriolo cometió el femicidio "en estado de emoción violenta", por lo que debía ser condenado por ese delito, que tiene una pena mínima de 10 años de cárcel.

"Lo único que pido que realmente le den perpetua, que lo hagan pagar en la cárcel y que no lo dejen libre o la posibilidad de que en un par de años esté afuera", dijo Lidia, madre de la víctima.

"La torturó sin piedad": el relato de la madre sobre la noche que mataron a su hija

Durante el juicio, Santos Procopio dio por probado que el femicidio ocurrió el 14 de marzo de 2014 en una casa, ubicada en Ángel Gallardo, entre avenida Monteverde y Paraná, en Burzaco, partido de Almirante Brown, en la zona sur del conurbano, donde Estefanía vivía con sus hijos que en su momento tenían 9, 7, 5 y una beba de casi 2 años.

Oriolo tenía una restricción de acercamiento otorgado por un Juzgado de Familia de Lomas de Zamora por violencia, pero la incumplió para atacar a la mujer que trabajaba como auxiliar de cocina en una escuela de Longchamps.

"Esa noche entró sigilosamente rompiendo el portón y la ventana de la casa y sin piedad la torturó. Estaban los chicos y el que vio todo desde el principio fue mi nieto mayor", recordó Lidia en diálogo con Télam.

En el debate oral, el joven declaró ante el TOC 9 lo que sucedió aquel día en el que su padre atacó a su madre con un martillo. "Declaró con toda la fuerza y con toda la humanidad y el amor que le transmitió su madre desde el cielo, porque en esa criatura se vio el dolor que emanó por toda la sala", expresó su abuela.

La mujer quedó gravemente herida y fue trasladada de urgencia a un hospital de Adrogué y luego derivada a una clínica, donde permaneció internada cinco días hasta que falleció.

Para Lidia, el acusado no actuó "con emoción violenta", porque "nadie va con una maza en la cintura y golpea a una persona dormida". "Estamos hablando de un asesino que no tuvo piedad y que fue cruel porque a mi hija la torturó", aseguró.

Oriolo fue detenido y desde ese momento continuó preso a la espera de este juicio que primero iba a realizarse en 2017 pero por cuestiones de salud no pudo realizarse y luego habían fijado fecha para abril de 2020 pero la pandemia volvió a postergarlo.