Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Tras una violenta discusión, una mujer asesinó salvajemente a su ex marido, de nacionalidad chilena y que trabajaba como carrero, aplicándole heridas con una botella rota de cerveza, en un cruento suceso que se registró en la localidad bonaerense del Barrio Parque de Bernal, en el partido de Quilmes. Se creyó en un comienzo que el individuo, de 42 años, se había suicidado, aunque luego se estableció que el sujeto había sido agredido por su ex pareja, quien finalizó detenida, estimándose que habría actuado alcoholizada.

Así fue el hecho

Los voceros de los tribunales de Quilmes revelaron que la infortunada víctima, identificada como Leonardo Esteban Acevedo Quesada, chileno, de 42 años, fue atacado en una humilde finca situada en Almafuerte al 500, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial.

El hecho comenzó cuando el extranjero concurrió a buscar a su ex concubina, llamada Andrea Edith, de 45 años, a la vivienda de la mujer, ubicada en Merlo al 4700, en Villa Domínico, en el partido de Avellaneda, ya que pretendía reanudar la relación amorosa. De inmediato, ambos se dirigieron al inmueble del ciudadano chileno e ingirieron bebidas alcohólicas, originándose una acalorada reyerta en la que la homicida, con el filo de una botella, hirió al individuo en la región clavicular izquierda.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, Acevedo Quesada fue socorrido por uno de sus hermanos y por un vecino, quienes lo trasladaron de urgencia en un vehículo hasta el Hospital Isidoro Iriarte, en Quilmes, donde dejó de existir.

Momentos después Andrea Edith aseguró que su ex marido se había suicidado porque ella no deseaba reanudar el vínculo, lo que provocó que la doctora Ximena Analía Santoro, fiscal de la Unidad Funcional N° 7 del departamento judicial de Quilmes, caratulara el expediente "Averiguación de causales de muerte". Sin embargo las diferentes pericias que los expertos de la Policía Científica le realizaron al cadáver y los testimonios recogidos por los pesquisas de la comisaría del Barrio Parque de Bernal (8ª de Quilmes) determinaron la realidad.

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Quilmes se encargaron de supervisar los procedimientos.