El joven de 16 años, reconocido por la mujer abusada en Puerto Deseado como uno de los autores del caso, declaró ante el juez Oldemar Villa, admitió que tocó una de las piedras que provocaron las heridas en las víctimas pero aseguró que solo "la alcanzó".

"Me pidió una piedra y se la alcancé", fue una de las frases pronunciadas por el menor detenido por el sangriento hecho. Además, relató que el cuerpo del nene quedó "muy cerquita del agua". En todo momento, admitió haber presenciado el suceso pero negó su participación.   

Su declaración coincide con la del padre del joven detenido, Julio Maldonado, quien aseguró que su hijo presenció todo pero no participó. "Se quedó ahí porque lo amenazaron", ratificó. 

Tanto el chico de 16 años, como Omar Alvarado (33) fueron hallados responsables del ataque sexual y la golpiza a María y del asesinato de su hijo Santino, ocurridos el jueves en una playa de la localidad santacruceña de Puerto Deseado.

María reconoció al joven de 16 años como una de las dos personas que la atacaron y que asesinaron a su hijo de 4 años. El menor fue trasladado a un Centro de Detención Juvenil en la ciudad de Río Gallegos, donde permanecerá alojado como imputado en la investigación.

Después de que uno de los malvivientes golpeara a la mujer con una piedra, con el fin de que no pudiera identificarlo, le dijo a su cómplice: "No voy a ir preso de nuevo". Al mismo tiempo, el otro sujeto mantenía al menor amenazado con un cuchillo en el cuello en un lugar llamado "Cueva de los Leones".