En el partido bonaerense de Tres de Febrero se realizaron megaoperativos que arrojaron un saldo de más de 60 detenidos. Estos procedimientos de control y prevención se hicieron en distintos barrios del municipio y coordinados con las fuerzas federales y locales. También se secuestraron vehículos y drogas.

La Policía de la Provincia, la Federal y la Gendarmería trabajaron en varios megaoperativos de saturación en Tres de Febrero, los cuales dejaron un saldo de más de 60 detenidos. Estas acciones se multiplicaron especialmente en Caseros, José Ingenieros y en el Barrio Ejército de los Andes, más conocido como Fuerte Apache.

Luego se sumaron a los operativos policiales Villa Bosch, Sáenz Peña, Martín Coronado y Ciudadela, entre otros. Tres de Febrero realiza frecuentemente estos trabajos en conjunto con las fuerzas federales y en los últimos tiempos los intensificó. En el operativo se secuestraron 5 vehículos y más de 80 motocicletas con irregularidades como falta de documentación o papeles adulterados, falta de normas de seguridad básicas y hasta con pedido de secuestro.

También se incautaron 125,5 gramos de marihuana y 66 gramos de clorhidrato de cocaína. Además hubo controles de los pasajeros arriba de los colectivos por parte de las fuerzas federales. "En muchos casos, una vez que terminaron su tarea, los mismos pasajeros aplaudieron a los uniformados", expresaron fuentes de la Municipalidad.

Dos crímenes

Tres de Febrero fue escenario de dos hechos de relevancia en los últimos días, como el del canillita Carlos Manduca de Caseros y el carnicero Manuel Palacios de José Ingenieros. En el último caso, luego de varios allanamientos de la Policía, se detuvo a dos personas: Gustavo, alias El Paraguayo; y Daniel, alias El Viejo.

Ambos habían trabajado en el comercio de Palacios, con quien habían tenido una serie de problemas que habían llegado a la Justicia, por lo que los investigadores barajan la hipótesis de un ajuste de cuentas. En cuanto al canillita, es un hecho también confuso por la modalidad de los asesinos, que utilizan su arma y huyen con su camioneta estacionada en el lugar. En este caso, los investigadores no descartan otra hipótesis distinta a la del robo.