Daniel Alberto Ludueña está acusado de haber raptado, abusado y asesinado a Abril Sosa, de tan sólo 4 años, el sábado 13 de este mes en barrio General Bustos, de la ciudad de Córdoba. Pese a que aún no brindó la versión del trágico hecho ante ninguno de los cuatro fiscales que ya tuvo la causa en una semana, trascendió que a los policías y a los guardiacárceles les dice siempre lo mismo: "No me acuerdo de nada".

Esta breve manifestación, que puede adelantar lo que será su estrategia defensiva, lo hizo ante policías, agentes de la Policía Judicial y también con los guardiacárceles que lo alojaron en un pabellón especial de la cárcel de Bouwer, donde fue ingresado en el llamativo horario de las 3 de la madrugada del martes para intentar que pasara lo más inadvertido posible para el resto de la población carcelaria.

"No me acuerdo de nada" y "no soy de entender mucho", fueron las frases que repetía cada vez que se encontraba con algún responsable judicial o policial. Su propia madre, pocas horas después de descubrirse el hecho, había adelantado algo en relación con estos dichos. "Mi hijo tiene problemas psiquiátricos", aseguró la mujer cuando fue entrevistada por Canal Doce.

Antes, Ludueña había intentado otra estrategia. El lunes a las 14, cuando los policías de Homicidios lo encontraron en la casa de su novia en barrio San Pablo y lo llevaron para que declarara en Jefatura, empezó mal. Dijo que el domingo a la madrugada se había ido a buscar a sus dos hijos menores de edad, que viven con su ex pareja, pero la coartada se cayó rápido.