Los padres de Melina Romero consideraron esta tarde que "se hizo justicia" con el veredicto de los jurados populares que declararon culpable del crimen de su hija a Joel "Chavito" Fernández y se retiraron "conformes" de los tribunales de San Martín. 

Tras conocerse el fallo, Ana María, la madre de la víctima agradeció a Dios, a su abogado Marcelo Biondi, a los jurados populares y a la prensa, y dijo estar "conforme" con el veredicto, ya que para ella "se hizo justicia".

"No me dejaron sola en ningún momento y, en especial, en este momento tan importante de mi vida", expresó la mujer, quien opinó que este fallo "es un avance muy grande" para lograr el esclarecimiento total del crimen en el que, según ella, "falta" condenar a otros responsables.

"Es un trabajo que él solo (por el ahora condenado) no hizo", sostuvo la mujer, que también pidió justicia "por otras víctimas" como su hija.

"Ahora puedo empezar a confiar en la Justicia", concluyó Ana María al abandonar una sala de audiencias con un nutrido público de todas las partes del proceso.

A su turno, Rubén, el padre de la víctima, también agradeció a su abogado y a los jurados populares, y recordó que ante la ausencia de la fiscalía en el debate oral se sintieron "abandonados por el Estado".

"Quiero volver a confiar en la Justicia y hoy se demostró que se puede (…) Que otras familias de victimas no bajen los brazos porque hay Justicia", indicó el hombre, quien volvió a cuestionar a la fiscalía de instrucción que, según él, les dejó pendiente "una cuenta muy grande".