Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Tres patoteros hirieron de bala a un joven, de 28 años, a quien se cree que agredieron por venganza, debido a que el muchacho había defendido a una de sus vecinas del accionar de estos delincuentes. El dramático caso sucedió en la localidad bonaerense de Adrogué, en el partido de Almirante Brown, y los marginales, que fugaron en un vehículo, son buscados de manera intensa por los efectivos policiales.

Los voceros del departamento judicial de Lomas de Zamora revelaron a cronica.com.ar que la infortunada víctima, identificada como Darío Gerardo Silva, de 28 años, fue internada en un centro asistencial de la zona, al presentar certeras heridas de arma de fuego en un brazo y también en la espalda, a la altura de uno de los omóplatos.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el hecho, que ocurrió días pasados, pero que se conoció durante la jornada de hoy, se produjo cuando el muchacho dialogaba con una de sus vecinas, cuya identidad mantendremos en reserva, en el cruce de Cabo 1° Ramón Aldo Moreno y Combatientes de Malvinas, a una cuadra de la avenida Monteverde (el Camino de Cintura – la ruta provincial 4), en el denominado Barrio Malvinas Argentinas, en el citado distrito, en el sur del Gran Buenos Aires.

Trascendió que, en dichas circunstancias, aparecieron en escena tres sujetos, quienes portaban armas de fuego y que se movilizaban a bordo de un coche gris.

Habitantes del mencionado barrio aseguraron que los malvivientes detuvieron la marcha del automóvil y que entonces uno de los forajidos comenzó a efectuar disparos, oportunidad en la que hirió al joven, quien cayó ensangrentado.

Con rapidez, los delincuentes fugaron en el rodado y se escondieron luego en las calles de la humilde zona.

Gracias a una serie de datos aportados por la gente del vecindario, los hampones habrían actuado en un acto de represalia en perjuicio del muchacho.

Aparentemente, en una ocasión, Silva habría salido en defensa de esta misma vecina, que se dice que era molestada por los patoteros, quienes, entonces, ahora resolvieron vengarse de la acción del joven.

Servidores públicos destinados en el destacamento Islas Malvinas, en cuya jurisdicción se registró el episodio, investigan el caso, a la vez que realizan diferentes procedimientos, para establecer el paradero de los sanguinarios delincuentes.

Intervinieron en la causa, que fue caratulada “Tentativa de Homicidio”, los funcionarios pertenecientes a los tribunales lomenses.