Efectivos de la División Trata de Personas detuvieron a un joven en una plaza céntrica del barrio 8 de Abril, en Santiago del Estero. El muchacho está acusado de citar a una adolescente a quien atosigaba y le exigía fotos completamente desnuda, al igual que a otras tres chicas de 13 años.

El procedimiento fue realizado por la fiscal Jésica Lucas y refrendado por el juez de Control y Garantías, Rodolfo Améstegui, en una incipiente investigación por “grooming” en concurso real, o ciberacoso.

Según las leyes, el “grooming” se trata de una serie de conductas y acciones emprendidas por un adulto, a través de Internet, con el fin de ganarse la amistad de un menor de edad con fines netamente sexuales.

El acusado engañaba a las menores de edad. (Imagen ilustrativa)

De acuerdo a la información que trascendió, al joven se le inició una investigación el 10 de junio, tras cuatro denuncias de madres, cuyas hijas habían sido acosadas en Instagram por el degenerado. Fue en una escuela que una alumna confesó a sus profesores que el sujeto la atosigaba con propuestas pervertidas.

La adolescente lo había bloqueado y el agresor habría comenzado a amenazarla enérgicamente. De esta manera, cuatro madres advirtieron que sus hijas sufrían la misma pesadilla y lo denunciaron en La Banda.

En consecuencia, la fiscal Jésica Lucas vigiló al individuo. El agresor concertó una cita por celular con una menor y fue interceptado por los policías. Lo detuvieron y lo llevaron directo a la comisaría.

El medio El Liberal informó que el muchacho tendría 20 años y que por las redes sociales mandaba mensajes a las menores, y les pedía fotos en las que se las vea desnudas y les ofrecía hasta $3.000 por sexo oral.