Maure, esquina Migueletes. En una zona exclusiva, supuestamente vigilada, también se ven los coches violentados.

Los delincuentes suelen actuar en horas de la noche, cuando hay menos tránsito. Las víctimas más frecuentes son aquellas que poseen coches que fueron recientemente sacados del concesionario, y por lo cual aún no se la han colocado tuercas de seguridad. Sin embargo, más de los recaudos que se puedan tomar nada parece imposibilitar a los marginales que se dedican al robo de ruedas.