Pablo "Bebote" Álvarez, de 44 años, sindicado líder de la barra brava del club Independiente y sobre quien pesaba una orden de captura internacional por el delito de "extorsión" contra el director técnico Ariel Holan, se entregó el viernes en el Polo Judicial de Avellaneda, según confirmó por la mañana de ese día su abogada Débora Hambo

El barrabrava de Independiente quedó a disposición del Juez de Garantías número 9 de Lomas de Zamora, Luis Silvio Carzoglio. El Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires presentó oportunamente una denuncia ante el Fiscal General de Lomas de Zamora, de quien depende la Fiscalía de Avellaneda, con jurisdicción donde ocurrió el hecho, para comenzar una investigación penal, ya que se trata de un delito de acción pública.

La Policía Bonaerense realizó el jueves por la noche, 9 allanamientos en la búsqueda de Álvarez, uno de ellos en un domicilio de Berazategui, donde se encontró dinero en efectivo, 117.000 pesos y 6.900 dólares, cheques y varios celulares. Cuando los efectivos arribaron al lugar encontraron un televisor prendido y una pava tibia, lo que indicaría que el ocupante del lugar lo había abandonado rápidamente.

Interpol se sumó a la búsqueda de "Bebote" Alvarez, luego de que se ordenara su captura internacional en la causa en la que se le imputa haber extorsionado al director técnico del equipo "Rojo", Ariel Holan.
A través de su web oficial, Interpol difundió dos fotografías del actual prófugo y sus datos personales en la sección circulares rojas, es decir, de máxima alerta.

Débora Hambo, la abogada de Alvarez, dijo el viernes a un canal televisivo que "Álvarez es, para muchos, un personaje interesante, para estar preso", y que ella lo acompañó para presentarse ante la Justicia de Avellaneda.

En el marco de la misma causa, el personal de la Policía Bonaerense allanó también el jueves un domicilio del líder de la barra "roja" en Cabrera 3341, en el barrio porteño de Palermo, donde el acusado no pudo ser localizado, aunque se secuestraron distintos elementos de interés para la investigación como cuatro celulares, una cámara de fotos, un pasaporte, la factura de un servicio y hasta un gorro de Independiente con la inscripción "Bebote Presidente".

El hecho investigado ocurrió el jueves de la semana pasada, cuando Holan se retiraba del predio del "Rojo", ubicado en Villa Domínico, y fue abordado por un grupo de barras encabezados por Álvarez, que aparentemente le exigieron 50.000 dólares para ir al Mundial de Rusia 2018.
Esta situación fue denunciada de oficio al día siguiente por Juan Manuel Lugones, como titular de la APreViDe (Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte), dependiente del Ministerio de Seguridad bonaerense.
Luego, el propio entrenador declaró sobre lo ocurrido ante la fiscal del caso, quien solicitó al juez Carzoglio que ordene una restricción perimetral por la cual "Bebote" no puede acercarse a menos de 200 metros de Holan, su cuerpo técnico y sus grupos familiares por un período de 180 días.
Álvarez registra un prontuario policial con antecedentes de intento de robo, atentado y resistencia a la autoridad, robo calificado y lesiones.

Fuente: Télam