Un lejano 3 de octubre, el presidente electo en aquel entonces, Alberto Fernández, presenció el plenario general de la CTA. “Se encamina la unidad de la clase trabajadora”, dijo desde el estadio de Lanus su titular, Hugo Yasky. Pasaron casi 10 meses y las palabras parecen desdibujarse. Pero la coyuntura actual -y la mano invisible del Jefe de Estado- funciona como eje articulador entre los dos centrales obreras.

“Mi deseo es la unidad de los trabajadores”, dijo a través del zoom, Alberto Fernández. Del otro lado de la pantalla, Yasky encabezó (actual diputado) el plenario nacional de delegados de la Central de Trabajadores de la Argentina. La aparición del presidente en el encuentro virtual es un mensaje a modo de disculpas por no convocar a ningún dirigente de la CTA al acto del 9 de Julio en la Quinta de Olivos. “Estuvieron solo los machos alfa de los grupos económicos”, se quejó días atrás el legislador y titular de la CTA.

La política es escenario constante de tensiones y arreglos. El mundo sindical, en Argentina apadrinado bajo el movimiento peronista, no es ajeno a ese terreno. Por eso la llegada del Frente de Todos al gobierno fue celebrado con bombos y platillos. “Durante 4 años estuvimos prácticamente proscriptos. Nunca fuimos convocados”, se quejó Yasky en relación con Macri. Alberto Fernández recogió el guante: “Ustedes no tienen que ser convocados porque son parte”.

En octubre fue el puntapié inicial de la deseada unidad gremial.

Hay un secreto a voces: el diálogo del Ejecutivo con el mundo sindical es Héctor Daer, quien a la tarde participará (junto a Carlos Acuña, los secretarios generales de la CGT) de un encuentro virtual con Cgera, confederación que nuclea a las pymes.

“Cuando nos convencieron de no poder convivir con nuestras diferencias, Macri fue presidente. Que no nos hagan equivocar. Que no nos enfrenten. Estemos más unidos que nunca”, imploró Alberto Fernández, quien ejemplificó con la unidad política entre su espacio, el kirchnerismo y Sergio Massa, enemigos políticos en el segundo mandato de Cristina. Hoy, el dúo Massa-Máximo son los encargado del acercamiento con la oposición en Diputados. Política, le dicen.

Desde Nación aspiran que el plan post pandemia (se espera que en los próximos días anuncien una batería de medidas) reúna a las centrales obreras bajo una misma orbita. “Hoy la hoja de la economía está en blanco. Tenemos que reescribirla pensando en un gran acuerdo donde todos seamos actores”, dijo el Jefe de Estado, mencionando también como partícipes protagonistas a los movimientos sociales.

“Es un tiempo en el que las decisiones hay que construirlas, no imponerlas”, añadió.

En el movimiento obrero quien parece indomable es Hugo Moyano. La pelea del camionero está centrada en Mercado Libre. Aunque la propia CGT parece marcarle la cancha: el martes pasado Marcos Galperín (CEO de la empresa) participó de un encuentro virtual con los líderes de Azopardo. Otro capítulo del divide y reinarás.

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos