Por Alejandra Gallo
@alegalloinfo

Con puntada meticulosa el Gobierno de Alberto Fernández deberá encarar la suba en los precios de la canasta básica en lo que resta del año. Y se enfrenta con un desafío complejo porque, por un lado, los precios no pararon de subir a pesar de la cuarentena y de que el poder adquisitivo está pulverizado.

Por otro, la producción de las alimenticias, según cifras del sector, se desplomó un 5,6% en los primeros siete meses de este año por la caída en las compras y el impacto de la crisis.  

Durante agosto, la suba de los alimentos al menos en Capotal Federeal treparon un 3,23% de acuerdo con la medición de Consmidores Libres, que conduce Héctor Polino. Nuevamente, los productos de almacen aumentaron un 4,09% siendo el aceite y la leche los que más subieron, un 11,43% y 9,09% respectivamente.

Las frutas y las verduras subieron un 3,81% en general y lideraron los aumentos las cebollas con 11,25% y las berenjenas, con 8,70%. Las carnes se incrementaron un 2,40% siendo la carne picada, el asado y la paleta los cortes que más subieron; un 2,78% y 2,50% para los dos segundos respectivamente.

Si bien aún falta la medición mensual del INDEC, que se conocerá en los próximos días, se descuenta que de aquí en más las mediciones mensuales estarán por encima del 2% que se venía registrando últimamente porque, por ejemplo, se autorizó una suba en las naftas el mes pasado que repercutirá en todos los productos. 

Medidas para remontar la crisis 

Los precios son un eje central en las medidas que analiza el Gobierno para rectivar la economía tras la pandemia y, sobre todo, en lo que se refiere a la demanda, es decir a mejorar los salarios y el poder adquisitivo.

De hecho, se espera que los incentivos al consumo sean la vedette del próximo Presupuesto 2021 que el ministro de Hacienda, Martín Guzmán, presentará el 15 de este mes. Un delicado equilibrio entre los incentivos al consumo y el corset a los precios podría ser el principal desafío de las políticas macroeconómicas del 2021.

Por otro lado,  el Presidente analiza los detalles de una serie de medidas que motoricen la economía y el empleo como los anuncios que se hicieron el miércoles en la celebración del Día de la Industria que realizó la Unión Industrial y que apuntaron especialmente a apuntalar el crédito para las fábricas, las pymes y las exportaciones.

También en el lanzamiento del nuevo Peugeot 208 en Tres de Febrero Fernández ratificó la necesidad de volver a sentar en una mesa a los que producen, a los que trabajan y al Estado para que entre todos seamos capaces de poner de pie a la economía argentina, para pensar en una Argentina que produzca y no que especule, junto al ministro de la Producción, Matías Kulfas y al intendente de ese partyido, Diego Valenzuela

Por el impacto de la pandemia la economía mundial se enfrenta a la peor caída desde 1870, ya que se prevé que 9 de cada 10 países tendrán caídas en sus PBI para fines de este año, La Argentina no será la excepción, tampoco sus vecinos latinoamericanos.

Un estudio de The de The Economist reveló que recién para el 2024 la Argentina y México por ejemplo lograrán recuperar los indicadores económicos del 2019, que en el caso local fueron bastante desalentadores. No hay tiempo que perder.

Ver comentarios