El ex vicepresidente Amado Boudou optó por no declarar en la segunda audiencia del juicio por el caso Ciccone, la misma actitud que adoptaron su socio y amigo José María Núñez Carmona y su presunto testaferro Alejandro Paul Vandenbroele.

"Es mi intención declarar, pero no en este momento", sostuvo el ex funcionario kirchnerista, acusado de "cohecho" e “incumplimiento de los deberes de funcionario público".

Previamente, el Tribunal Oral Federal 4 rechazó los pedidos de nulidad del juicio por el caso Ciccone que había planteado la defensa de Amado y también se opuso a que la ex presidenta Cristina Fernández y otros ex altos funcionarios declaren como testigos.

Los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela López Iñiguez, en cambio, sí admitieron someter a debate el pedido de la defensa de Alejandro Paul Vandenbroele para que se anule la citación a declarar como testigo a su ex esposa, Laura Muñoz, quien destapó el caso al haber declarado que su ex marido fue testaferro de Boudou.

El tribunal también rechazó los pedidos de la defensa del agente de la AFIP Rafael Resnick Brenner de incluir en la lista de testigos a la ex presidenta Fernández, el ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray, el ex jefe de Gabinete y senador nacional Juan Manuel Abal Medina, y el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno.

Según la hipótesis de la causa, cuando la empresa Ciccone estaba en la quiebra, The Old Fund apareció para ofrecerse a levantarla y quedarse con el 70 por ciento del paquete accionario mientras conseguía un beneficioso plan de pagos con la AFIP y encaraba la impresión de billetes de moneda nacional.