El feriado en Argentina no impidió que en Estados Unidos las acciones de los bancos argentinos registraran fuertes caídas, retrocediendo un 3% promedio y llegando al 6% en el caso de Supervielle.

Como fundamentos de esta caída aparecen la suba de encajes para la liquidez de los bancos, dispuesta por el BCRA la semana pasada, en momentos en los que el dólar alcanzaba precios récord; el desarme de Lebac, que resta a los bancos una fuente de ganancias a tasas altas; el escándalo de los cuadernos, que llevó a la desconfianza de los inversores internacionales sobre todos los activos financieros argentinos en general, y las dudas sobre la capacidad de pago de la deuda pública en dólares, una vez que finalice el stand by del FMI partir de 2020, dado que los bancos tienen buena parte de su cartera posicionada en títulos soberanos.