En su primera emisión en la pantalla de Crónica HD, el programa “Sólo periodismo” reveló las irregularidades detrás del negocio para habilitar el aeropuerto militar de El Palomar y permitirle su uso civil a la empresa Flybondi.

El informe detalló documentos que demuestran el historial de maniobras al filo de la ilegalidad en torno del aeropuerto, así como el malestar de los vecinos y la preocupación de los ciudadanos de El Palomar en torno a la posibilidad de un accidente. De hecho, uno de los informes presentados exhiben la preocupación de los directivos del colegio Emaús, de Morón, respecto de los ruidos que ocasionaría la habilitación civil del aeropuerto, en diciembre del año pasado. Allí directivos de la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) reconocen que “harán todo lo posible por evitar la obra”, algo que finalmente no lograron, ya que las pistas fueron habilitadas para que Flybondi pueda operar desde ese destino.

Al reconocido colegio de la zona oeste asisten más de 3.000 alumnos, y se planteó también el temor por el impacto ambiental que tendría el cambio.
 

Enojo militar

Además, el informe publicado en el canal de noticias repasó un documento inédito: la carta en la que el jefe de la Fuerza Aérea manifiesta su disconformidad con la decisión que pensaba tomar el gobierno nacional. En la misiva, el brigadier general Enrique Amrein aclara al ministerio de Defensa que conduce Oscar Aguad que no se puede hablar de “aeropuerto de El Palomar” sino que se trata de un “aeródromo público que forma parte de la base aérea”.

En el segundo punto de un áspero mensaje, el brigadier informa que “dicha modificación disminuiría seriamente las capacidades logísticas de la Fuerza Aérea Argentina”.

Allí desmiente que los hangares de la base aérea estén “ociosos”, como los calificó la empresa, sino que estaban destinados para las tareas de mantenimiento de los aviones que se emplean para tareas fundamentales, como el abastecimiento de las campañas antárticas que se realizan cada año.

Por último, el jefe de la Fuerza Aérea pide “delimitar claramente” qué se intentaba hacer con esas pistas, y pide “separar” los espacios civiles de los militares. El cierre del mensaje es contundente: Amrein destaca que, pese a su informe, “la decisión corresponde exclusivamente al Ministerio de Defensa”.