Militantes radicales se trenzaron a golpes de puño en la sede del Comité Nacional, poco antes del inicio de la sesión plenaria de delegados que reeligió al diputado Alfredo Cornejo al frente de la  UCR.

La escaramuza se produjo en el hall de la histórica sede de la calle Alsina de esta capital cuando militantes identificados como "alfonsinistas", contrarios a la conducción nacional, intentaron ingresar a las gradas ubicadas en el salón principal del comité donde se desarrolló el plenario.

Otro grupo, a los empujones, le impidió a los disidentes -la mayoría proveniente de la provincia de Buenos Aires- subir al entrepiso del comité para ubicarse en los balcones de la sala Pedro Duhalde.

Fue allí donde las dos facciones se enfrentaron a golpes de puño hasta que personal del Comité Nacional logró controlar la situación.

"El límite es la derecha y la derecha es Macri. Raul Alfonsín", decía una bandera que el grupo crítico intentó colgar en el entrepiso.

"Es inconcebible que manden a matones para no dejarnos expresar nuestra posición; somos hombres y mujeres del partido", dijo el militante Jorge Cobos, quien se quejó de que les prohibieran el paso mientras "les dan lugares de privilegio a los aplaudidores de siempre".

Otro militante disidente, Gerardo San Martín, sostuvo que el plenario "es una farsa" porque "terminaron de rosquear la mesa (directiva) y los demás (delegados) vienen sólo a levantar la mano".

Ver más productos

Santa Roselina, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Roselina

El presidente Alberto Fernández se quedó "frío" con la decisión del funcionario.

La primera renuncia en el gobierno de Alberto Fernández

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos