Por Florencia Golender
@flopa01

Un relevamiento segmentado en las zonas de Capital Federal, provincia de Buenos Aires y el interior del país pone en evidencia que las expectativas económicas de la población para este año no son buenas. La mayoría se posiciona de manera pesimista frente al panorama general de precios y salarios, mientras sólo el 31% considera que la inflación será menor al 30% anual. Tras un 2018 asfixiante para el bolsillo, el gobierno anunció nuevos aumentos al transporte y a los servicios públicos, que parten del 34%. Apuesta a que el ajuste estival no lo afecte de forma determinante en ocho meses cuando llegue la hora de las primarias presidenciales.

"Es difícil que con la ronda de aumentos anunciados para el primer trimestre del año la inflación ronde el 2% mensual. Sí es posible lograrlo a partir de abril en tanto y en cuanto la variable dólar no impacte sobre precios", aseguró a Crónica, el analista económico Damián Di Pace, director Consultora Focus Market, a cargo de la encuesta.

A su entender, la mayoría de los entrevistados considera que "estará peor o igual" no tanto por su certeza sobre el 2019 sino por el año que acaba de concluir. "El último trimestre de 2018 la economía terminó muy deteriorada, con consumo en caída, pérdida del poder adquisitivo, tasa de interés elevada, rondas de incrementos de precios, y todo eso distorsiona en el presente las expectativas futuras", resumió.

Servicios y Davos

Hablando de anhelos futuros, el 22 de enero el presidente Mauricio Macri, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, el presidente del Banco Central, Guido Sandleris y el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, viajarán una vez más al Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, en busca de inversiones y, por sobre todo, de consolidar relaciones a fin de reasegurar futuros desembolsos en dólares para el país. Por primera vez tras el acuerdo con el FMI, el gobierno de Macri volverá a la asamblea que reúne a los principales líderes empresariales, políticos, y de organismos de crédito.

El verano se dividirá así para Cambiemos, entre el encuentro multilateral en Suiza, la entrada en vigencia de los aumentos de tarifas anunciados en Navidad para la luz, el gas, el agua, el colectivo, el tren, el subte, los peajes, las prepagas y otros; y el complejo armado electoral que se ensambla en Casa Rosada de la mano del jefe de gabinete, Marcos Peña.

Desde Balcarce 50 el macrismo da señales de templanza a pesar de la adversidad económica y financiera y del malestar general. Descansa en su fuente generadora: un electorado dividido en tres. Hasta se anima a una campaña fuerte para quedarse a cargo de la gobernación de tres provincias que aún no logró pintar de amarillo: Santa Fe, Córdoba y Tucumán.

Y en un abrir y cerrar de ojos llegarán abril y mayo, meses en los que la campaña se hace explícita. Para entonces, si no hay sobresaltos cambiarios y financieros, los especialistas consideran que los índices empezarían a mejorar.

"En el primer trimestre del año las proyecciones muestran una desasceleración de la caída de la economía y la inflación", explicó Di Pace y agregó: "Puede que haya una pequeña recuperación del poder adquisitivo respecto de la inflación mensual pero no en relación a lo perdido a lo largo de 2018".

En números

Es así que una vez más la encuesta de Perspectivas Económicas será crucial para determinar el ánimo de los electores. La última elaborada por la Consultora Focus Market vía Gustavo Córdoba y Asociados se basa en el mes de diciembre último y los resultados son preocupantes para el oficialismo (ver página 3).

El 65,5% de los consultados opina que la situación económica dentro de un año estará igual de mal o peor. El número se incrementa en la provincia de Buenos Aires a 68% y en Capital Federal a 66,3%, mientras que en el interior disminuye a 63,2%. La mirada pesimista es bastante pareja de acuerdo a este informe.

Es decir, si la cuestión de bolsillo se vuelve determinante a la hora del voto, Cambiemos enfrentará este año su mayor desafío: ganar con los ánimos económicos y sociales por el piso.

Al respecto, el 61% considera que la inflación será superior al 30%. De esa cifra, el 27,3% sostiene que pasará el 38%. Es decir, una gran porción encuestada descree de la meta planteada en el Presupuesto 2019 (23% anual) y hasta de las proyecciones privadas (entre 25 a 30%).

“Vamos a ver una desaceleración importante del precio de los bienes incluso por contracción de la demanda" subrayó Di Pace. "Para citar un ejemplo, el yogur en noviembre fue el producto con mayor aumento que midió el Indec pero en diciembre toda la categoría tuvo que bajar los precios por caída en el consumo”.

Sin embargo, no hay que olvidar que los “servicios energéticos y de transporte van a ganar participación en el indice de precios al consumidor. Recordemos que esos precios siempre indexan con rezago al mayorista donde la brecha aún es de veinte puntos”, resaltó el analista.

El estudio de Focus Market se basó en 1.200 casos de la población general mayor de 16 años, estratificado por conglomerados, consultados por cuestionario estructurado entre el 18 y el 21 de diciembre de 2018. Vale aclarar, aún nos se habían anunciado los tarifazos para el verano.

Salarios y marchas

Algo más acompañará al gobierno durante los próximos meses y después de un diciembre tranquilo, la temida escalada de protestas. Los movimientos sociales y gremios en conflicto, como por ejemplo los docentes bonaerenses, mantienen la frecuencia de su reclamo. Esta semana, el Sindicato de Camioneros y las dos CTA anunciaron un cronograma de medidas como consecuencia de “los despidos y el ahogo económico y financiero que promueve el gobierno de Macri”.

“Hemos resuelto primero iniciar acciones judiciales que las vamos a detallar luego pero que tienen que ver con cuestionamientos del tarifazo y el violar todas las leyes previstas para la actualización tarifaria. También se va a hacer una acción penal contra los funcionarios responsables”, sostuvo Hugo Yasky. “Esto va a ser junto a una serie de movilizaciones que vamos a convocar en todo el país y que van a empezar con un cronograma cuyo desarrollo será en enero, todos los jueves, comenzando el próximo jueves 10 en Buenos Aires. La marcha va a ir desde la 9 de Julio y Avenida de Mayo hasta el Congreso”, comunicó el secretario de la CTA.

“El acuerdo paritario inevitablemente va a ser con cláusula gatillo. En principio va a haber una máxima preliminar entre los gremios más fuertes a quienes seguirán el resto. Tal cual sucedió en 2018, se seguirá en principio la proyección inflacionaria”, prevé Di Pace.

En ese sentido, afirmó que “el gobierno ya jugó una bala y la perdió. Los gremios y los trabajadores aceptaron reducciones en su salario, es decir, un ajuste por la previsión de precios oficial. Hoy, muchos sindicatos están mirando hacia el relevamiento de expectativa del Banco Central como piso para guiarse a la hora de las paritarias y ese número ya es de 28,7% punta a punta”.

Sí se podría

Así y todo, los números de las encuestas de expectativa económica no van en paralelo con las mediciones electorales donde Cambiemos ve clara la chance de la reelección. Allí se ponen en juego otros factores que complementan la definición del voto de cada ciudadano. Mucho tendrá que ver la estabilidad o inestabilidad de los próximos meses en el peso que tenga el bolsillo a la hora de elegir la boleta. Faltan ocho para las primarias presidenciales y será el momento en que todas las mediciones se reduzcan a una sola: la del ganador, pues será quien tenga la enorme responsabilidad de mejorar las perspectivas del pueblo y, más aún, generar cuanto antes una próspera realidad.

 

 

Ver comentarios