El fiscal federal Federico Delgado caracterizó al fallecido juez federal Claudio Bonadio como un magistrado que "no fue fiel a la Constitución", y consideró que "el problema no era sólo su personalidad sino un contexto institucional que permitía que pudiera hacer con la ley lo que le pareciera".

"No fue leal a la Constitución y ese es el único texto al que le deben lealtad los jueces, por la que prometen ser ecuánimes, prudentes y siempre con los ojos vendados; nunca con ánimo de beneficiar a una persona por su ideología o valores personales", expresó Delgado en declaraciones a la FM Radio Con Vos.

El fiscal sostuvo que esa noción "no es patrimonio sólo de él, hizo cosas buenas y cosas malas pero se destacó por su arbitrariedad; el problema no era sólo su personalidad sino un contexto institucional que permitía que pudiera hacer con la ley lo que le pareciera".

"La justicia argentina produce tres tipos de jueces: el miedoso y moderado, al que las causas le prescriben en las manos porque nunca hace nada; otro tipo que mira los tiempos políticos y es siempre simpático con el poder de turno, y después está el tipo de juez como Bonadío, que es más desmesurado y el rasgo que lo distingue es la arbitrariedad", agregó.

Delgado concluyó que Bonadío "era un personaje distinto respecto de lo que es el tipo ideal de juez".

Bonadio falleció a los 64 años en su casa del barrio de Belgrano a raíz de un tumor cerebral, confirmaron fuentes judiciales. El magistrado había tomado licencia hasta marzo próximo y se encontraba con cuidados paliativos en su domicilio, según informaron las mismas fuentes.