El legislador oficialista Pablo Tonelli admitió que con la nueva fórmula matemática que se aplicará para determinar los aumentos en los haberes, los jubilados "están perdiendo plata, pero no poder adquisitivo".

Resulta que para Cambiemos, la prioridad es que los ingresos de la tercera edad se muevan a la par de la inflación y no por encima de ésta, como sucede con el cálculo vigente, que toma como núcleo la recaudación.

"Lo importante es que los jubilados no pierdan poder adquisitivo con respecto a la evolución de los precios y de la inflación. Siempre van a estar por encima con la fórmula actual, que es el primer requisito que deben satisfacer los haberes. Esta es una fórmula responsable que permite que el sistema continúe funcionando", argumentó Tonelli en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red.

El recorte significa una fuerte disminución en los aumentos que reciben los jubilados todos los años en un contexto complejo para la mayoría de ellos, quienes perciben una remuneración mínima de $7.246.

Proyecciones basadas en el nivel actual de inflación arrojan que en marzo en vez de recibir $1200 de aumento, los jubilados percibirán menos de la mitad.