Con un nuevo encuentro en el Ministerio de Trabajo, el gobierno buscará este lunes destrabar la negociación entre el gremio de los empleados de Comercio y la multinacional francesa Carrefour, que presentó días atrás oficialmente un Plan Preventivo de Crisis y estaría cerca de despedir a entre 1.000 y 3.000 empleados en todo el país, en el marco de un plan de reconversión de varias de sus sedes en mayoristas.

Extraoficialmente se anunció un principio de acuerdo, para ofrecer "retiros voluntarios" a trabajadores de puestos jerárquicos, a quienes se les pagaría una indemnización especial del 150%. Sin embargo, desde el gremio aseguran que la prioridad es "cuidar los puestos de trabajo", algo que respaldó el gobierno.

Desde 2016, 138 empresas de distintos rubros presentaron PPC, especialmente automotrices, metalúrgicas y textiles.