Por Luciano Bugner 
@lucianobugner

El tercer round entre docentes y gobierno bonaerense tendrá lugar el miércoles, en el Ministerio de Economía. La última propuesta rechazada fue un aumento del 15% en tres cuotas con un plus por presentismo de $6.000. El Frente de Unidad Docente -al cual ya no pertenece UDA, sindicato que pide "negociar con los chicos en el aula"- insiste: sin cláusula no hay acuerdo.

Sin embargo, en la vereda de enfrente, funcionarios de  María Eugenia Vidal reconocieron a este medio que "la oferta sería similar a la anterior". ¿Empiezan las clases? Semana clave. Faltan seis días. Las mochilas, por el momento, tienen que esperar guardadas ya que, tal como le informó a Crónica  Sergio Romero, de UDA, "el acta estratégica firmada el lunes no garantiza el inicio de clases".

Es así que la Unión Docentes Argentinos realizará este martes una reunión del Consejo nacional donde se debatirán las medidas de fuerzas a seguir. "Una posibilidad es no arrancar", reconoció. La Ctera -Confederación de Trabajadores de la Educación- seguirá los mismos pasos el viernes, cuando informen a la comunidad la propuesta de lucha votada en las bases.

Sonia Alesso, su titular, dialogó con este medio y resaltó la importancia que tiene la cláusula gatillo en estas negociaciones. En esa línea, su gremio, Amsafe, participó de una reunión salarial en Santa Fe, donde ofrecieron un porcentaje de aumento del 15% para todos los cargos y se divide en tres tramos en marzo, julio y octubre, con cláusula de actualización salarial.

"Como toda oferta, primero se evalúa y después se responde", añadió. Es decir que mientras los gremios bonaerenses evitan hablar de paro, serán los nacionales los que lancen la medida de fuerza. Donde la huelga fue confirmada es en Capital Federal. El lunes, el plenario de UTE (Unión de Trabajadores de la Educación) resolvió paro docente en la ciudad para el 5 y el 6 de marzo para "exigir una recomposición salarial del 24 por ciento con cláusula gatillo, mayor presupuesto educativo y vacantes para todos los niños y las niñas cuyas familias elijan la escuela pública".

En esa línea, los delegados porteños decidieron como mandato al Congreso de la Ctera -del cual forman parte- impulsar un plan de acción nacional con paro y movilización en reclamo de la paritaria nacional docente, herramienta que no es considerada en Cambiemos. Esta semana, si bien se llevarán a cabo negociaciones en distintas provincias, las miradas estarán puestas en La Plata, donde se juntan las partes mañana al mediodía.

Tal como anticipó Silvia Almazán -Suteba-, "esperamos que continúe la paritaria y que tenga una dinámica en la que el gobierno no siga con la oferta del 15%, la cual ya hemos desestimado". Sin embargo, los rumores indican que la propuesta será la misma que la semana pasada. "Quizá se modifique el monto por presentismo", dicen los funcionarios.

Como siempre, Buenos Aires, madre de todas las batallas -también en las negociaciones salariales-, será el termómetro que indica si las clases se inician o no el 5 de marzo. Hoy, a seis días, todo parece indicar que no. Y justamente esto es lo que fragmenta al frente bonaerense.

"Nosotros queremos negociar con los chicos en el aula", puntualizó Edith Contreras, de UDA Buenos Aires. La dirigente, además, detalló que "aceptaremos un acuerdo con cláusula de revisión con fecha programada" Tal como hizo Julio César para conquistar el Imperio Romano, "Divide et impera".