Los diputados nacionales del Movimiento Evita reclamaron al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, la "inmediata suspensión" de la sesión prevista a partir de las 14 para debatir la reforma previsional, al manifestar su preocupación por los incidentes ocurridos este miércoles en la Plaza de los Dos Congresos.

Se trata del bloque del Peronismo para la Victoria, integrado por 4 legisladores referenciados en el Movimiento Evita y encabezados por Leonardo Grosso, uno de los agredidos durante la manifestación al Congreso por parte de las fuerzas de seguridad.
 



En una carta dirigida a Monzó, Grosso denunció "la agresión física ejercida por orden del Poder Ejecutivo nacional sobre varias diputadas y diputados, entre los que me incluyo".

El pedido surge en el marco de las protestas que se realizan desde esta mañana en las inmediaciones del Congreso, con un fuerte operativo de seguridad que impide el acceso a las inmediaciones de la Cámara. De hecho, este miércoles organizaciones sociales vieron frustrada su intención de realizar una vigilia frente al Congreso para repudiar el tratamiento de la reforma previsional al ser desalojados luego de que fuerzas de seguridad impidieran el avance de los manifestantes, en una situación que incluyó forcejeos, empujones y golpes contra legisladores que se habían sumado a la marcha.

Grosso y Victoria Donda de Libres del Sur denunciaron ayer ante las cámaras de televisión haber sido agredidos por personal de Gendarmería Nacional que, junto a la Policía Federal, realizó un vallado humano y bloqueó la intención de las organizaciones sociales de instalar carpas en Plaza Congreso.

En la carta dirigida al presidente de la Cámara, se indicó que esa agresión "efectuada por las fuerzas de seguridad bajo las órdenes directas de la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich -quien fue individualizada en forma expresa como la jefa del operativo- constituye una severa violación de las inmunidades parlamentarias previstas en la Constitución Nacional, en resguardo del libre funcionamiento del Parlamento".

"La gravedad institucional que reviste lo acontecido es evidente: el Congreso del pueblo permanece bajo un operativo apabullante de las mismas fuerzas de seguridad que agredieron físicamente y lesionaron a sus integrantes", se indicó en la misiva.

Para Grosso, la afectación de la seguridad e integridad de miembros de la Cámara "constituye no sólo una violación a sus privilegios parlamentarios, sino una amenaza a la libertad de las y los integrantes de los bloques de la oposición que afecta la propia expresión de la voluntad colectiva de las Cámaras".

En ese marco, es que se solicitó la "suspensión" de la sesión convocada para esta tarde por el oficialismo "en resguardo no solo de la integridad física de los diputados" sino también de la "propia esencia democrática del Parlamento, en atención a que no se encuentra garantizado el ingreso de los legisladores".

El FPV también pidió que se suspenda la sesión

El titular del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rosssi, sostuvo que "las condiciones en las que nos quieren obligar a sesionar hoy son inaceptables", solicitó que se suspenda la sesión especial convocada para esta tarde para tratar la reforma previsional y rechazó el "nivel de militarización" que se desplegó en torno al Palacio Legislativo para impedir la llegada de manifestantes. 

"Queremos decirle a todos los argentinos que las condiciones en que nos quieren obligar a sesionar son inaceptables. El nivel de militarización (alrededor del Congreso) hace que la situación sea desde todo punto de vista inaceptable", planteó Rossi en una improvisada rueda de prensa en las puertas del Congreso Nacional, acompañado por todo el bloque del FPV-PJ, legisladores del Movimiento Evita y la izquierda.

En ese marco, el diputado del FPV-PJ indicó que "lo lógico y razonable sería que (el gobierno nacional) retire el proyecto, suspenda la sesión prevista para hoy y convoque al diálogo a todos los sectores sindicales, los movimientos sociales y a los partidos políticos para buscar una solución razonable y pacífica a esta situación".

Asimismo solicitó al gobierno nacional que "levante este cerco militar que tiene el Congreso” y le pidió al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, que “garantice que la sesión se pueda realizar en condiciones normales".

Rossi rechazó situaciones como el ingreso al Congreso de efectivos de seguridad, así como la prohibición de la entrada a los nuevos legisladores que asumieron recientemente y que aún no cuentan con un carnet identificatorio.

Asimismo, Rossi repudió la "represión que sucedió en el día de ayer, cuando diputados como Leonardo Grosso y Victoria Donda fueron agredidos por las fuerzas de seguridad".

También el jefe del bloque del FPV-PJ pidió que la movilización convocada para este mediodía a las puertas del Congreso "no sea reprimida" y exigió al gobierno nacional que “no ejerza la represión institucional contra los argentinos que vienen a movilizarse pacíficamente contra este proyecto que el oficialismo quiere sacar hoy".

"Está claro que el gobierno ha hecho todo para generar esta situación de tensión. Adelantaron la sesión simplemente porque ven que esta discusión la están perdiendo en el seno de la sociedad, y cada vez hay más voces críticas", sostuvo.