Estaba previsto que los representantes del Gobierno se reúnan con los dirigentes sindicales de la CGT para frenar el paro general que la cúpula de la central obrera amenazaba con llevar a cabo. Sin embargo, se suspendió el encuentro y se anunciarían medidas de fuerzas en conjunto con la CTA.

Entro los principales reclamos, la CGT comandada por Hugo Moyano, exigía una norma que evite los despidos y suspensiones en el sector público y privado por los próximos seis meses, la reapertura de paritarias, que no se trate el proyecto de reforma laboral, la eliminación del impuesto a las ganancias sobre la cuarta categoría para abonar el aguinaldo de este mes y la devolución de los fondos de gastos de salud de las obras sociales.

La reunión estaba prevista en el Ministerio de Trabajo pero los principales referentes de la CGT resolvieron no concurrir a la reunión con  Jorge Triaca y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, para escuchar respuestas a los reclamos.

La decisión cegetista se adoptó durante una reunión de la mesa chica de la central obrera que se llevó a a cabo desde las 10 en la sede de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN), donde los dirigentes Juan Carlos Schmid, Carlos Frigerio y Jorge Sola se manifestaron por no ir a la cartera laboral.

La mesa chica de la CGT está compuesta por los triunviros Héctor Daer (sanidad), Schmid (dragado) y Carlos Acuña (garages), Armando Cavalieri (comercio), José Luis Lingeri (Aguas), Andrés Rodríguez (UPCN), Roberto Fernández (UTA), Abel Frutos (panaderos), Jorge Sola (seguros), Omar Maturano (La Fraternidad) y Frigerio (cerveceros).

Uno de los integrantes de la central obrera, Carlos Acuña, había dicho: "Si no tenemos respuesta positiva, el consejo directivo por unanimidad quiere el paro".

Se espera que a las 17 horas, la cúpula de la central obrera se reuna en la sede de la calle Azopardo para analizar como se llevarán a cabo las medidas de fuerza. La semana pasada habían advertido que si no obtenían respuestas positivas, habría paro general.

Por su parte, la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich había desafiado a Moyano para que "no impida la circulación" porque "no está permitido" y que "haga un paro de otra manera para ver si realmente tiene tanta fuerza como dice tener".