Una mujer de 25 años dio positivo por sarampión, según confirmó hace instantes el Ministerio de Salud de la Nación. El caso encendió las alarmas de las autoridades sanitarias ante un posible rebrote de la enfermedad en el país y con un riesgo mayor de contagio tras registrarse una baja considerable en la vacunación contra este virus a raíz de la pandemia. Crónica habló en exclusiva con el expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología para conocer las características de esta patología, por qué puede confundirse con el Covid-19 y qué medidas preventivas conviene aplicar.

Se trata de una mujer de 25 años embarazada de 2 meses, residente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que presenta antecedente de viaje al exterior y no se encuentra vacunada contra esta enfermedad, afirmó la cartera de Salud a través de un comunicado.

“Acabamos de confirmar el caso de sarampión, lo confirmó el ANLIS-Malbrán. El PCR fue positivo, ahora estamos notificándolo. Así que tenemos un caso confirmado de sarampión en una residente de la Ciudad de Buenos Aires”, confirmó la ministra de Salud, Carla Vizzotti en una entrevista con Radio Con Vos.

La paciente fue atendida en un centro de salud privado con sospecha de Covid-19, siendo negativa para esta enfermedad, y presentando serología (IgM) positiva para sarampión. La muestra fue procesada por el laboratorio de Virología del Hospital Gutiérrez de la Ciudad de Buenos Aires el viernes pasado y confirmada este lunes.

Señales de alarma

La mujer regresó al país el 4 de marzo y habría contraído la enfermedad en un viaje a Maldivas cuyo itinerario incluyó escalas en Jordania, Qatar, Dubai y San Pablo. Once días después de su llegada presentó síntomas que en primera instancia, fueron asociados a un cuadro de Covid-19.

Dos días después de arribar, la embarazada experimentó fiebre, catarro nasal, tos y conjuntivitis, agregando exantema dos días después. El 21 de marzo consultó por su cuadro y fue internada por sospecha de coronavirus. Al determinarse el resultado negativo se comenzó su evaluación como probable caso de sarampión, lo cual arrojó resultado positivo. Actualmente la paciente se encuentra encuentra asintomática y en su domicilio.

"Tenemos un caso confirmado de sarampión en una residente de la Ciudad de Buenos Aires”, confirmó la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

“Estamos con la Ciudad de Buenos Aires haciendo la investigación del caso, que ustedes saben consiste en la investigación desde el inicio de síntomas de todos los contactos, si están con síntomas algunos de ellos, y el alerta que se emitió el fin de semana es para el equipo de salud, sensibilizar muchísimo la sospecha diagnostica y la toma de muestra”, dijo Vizotti.

Esta enfermedad es sumamente contagiosa, “se caracteriza por presentar fiebre alta, catarro conjuntival y nasal, mocos. Después aparecen las típicas lesiones en la piel que el Covid, en general, no presenta, tampoco la fiebre alta”, señaló el Dr. Lautaro de Vedia (M.N. 70.640) Médico Infectologo del Hospital Muñiz y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SAI).

“Como todas las enfermedades virales o gran parte de ellas, puede haber síntomas en común, por eso se tiene en cuenta aspectos como el contexto epidemiológico, las vacunas, el origen del paciente y la situación epidemiológica global a la hora de inclinarse por un diagnóstico u otro”, advirtió el experto.

La mujer embarazada experimentó fiebre, catarro nasal, tos y conjuntivitis.

En Argentina el último caso endémico se registró en el año 2000. No obstante, desde la eliminación de la enfermedad hasta el año 2018 se registraron un total de 43 casos importados y relacionados con la importación. En 2019 y 2020 se confirmaron un total de 199 casos de sarampión, de los cuales 18 fueron importados, 2 relacionados a la importación y 179 casos de origen desconocido, estos últimos correspondieron al mayor brote desde que fue erradicada.

Menor vacunación, mayor riesgo de contagio

“Nosotros lo venimos diciendo hace tiempo, que la baja de coberturas de vacunación en el mundo a causa de la pandemia es una situación que nos ponía en riesgo con el aumento con la globalización y de la circulación tan importante del sarampión en muchísimos países del mundo, tuviéramos un caso importado, y a partir de ahí el riesgo de un brote”, detalló Vizotti.

Según el 1° Informe Especial de Observatorio de la Infancia y la Adolescencia, elaborado por la Sociedad Argentina de Pediatría y UNICEF, la pandemia por Covid-19 tuvo un impacto considerable en la vacunación de niñas, niños y adolescentes en el país. En 2020 las coberturas en menores de 1 año registraron una caída de 19 puntos versus la cobertura en 2015 y de 8 puntos en comparación al 2019.

En la misma línea, la vacunación durante el segundo año de vida también marcó una tendencia sostenida en descenso y en el año 2020 arrojó una caída de 11 puntos para sarampión, en comparación con el año 2015.

Comparación tasa de vacunación 2015-2019 vs 2020. (1° Informe Especial del Observatorio de la infancia y Adolescencia de la Sociedad Argentina de Pediatría y UNICEF).

Al ingreso escolar las coberturas con vacuna triple viral se encuentran en descenso mostrando una caída de 15 puntos en comparación con el 2015 y de 12 puntos respecto al 2019.

“La caída en las tasas de vacunación pueden desembocar en un nuevo brote de sarampión. Por eso es tan importante que la gente se vacune, especialmente los chicos. Si aparece un caso, pero toda la población está vacunada, no hay riesgo. El asunto es cuando las tasas caen, y en nuestro país, así como en el mundo, han bajado a raíz de la pandemia de Covid-19. Ahora que está disminuyendo la intensidad del coronavirus es fundamental que la gente retome la vacunación, señaló el infectólogo.

Por su parte, Vizotti recordó: “La vacuna está en calendario al año de vida y al ingreso escolar. Entonces todos los niños y niñas entre 12 y meses y antes de los 5 años deben tener al menos una dosis. Los mayores de cinco años, niños, niñas, adolescentes y adultos que hayan nacido después de 1965, porque si nacieron antes se consideran inmunes porque el sarampión circulaba brevemente, deben tener al menos dos dosis.

Por último, agregó: “Si perdimos el carnet y no sabemos, la idea es también darse la vacuna, no importa si tenemos una dosis de más, lo importante es tratar de generar la seguridad de tener anticuerpos, defensa e inmunidad”.

Ver comentarios