Por Jimena Golender
salud@cronica.com.ar

La costumbre de tomar mate se remonta a cientos de años atrás y aunque su esencia se mantiene firme a lo largo del tiempo, el universo matero se expandió. Así, en sus inicios los agregados a esta infusión popular tenían como objetivo principal mejorar la salud mediante la incorporación de yuyos y raíces con beneficios milenarios. Poco a poco, se sumaron los cítricos y las hojas aromáticas para intervenir y realzar el sabor. Para finalmente llegar a la actualidad, en que los blends y las yerbas de autor suman ingredientes novedosos como la matcha.

A pesar de la pandemia, y a que por ahora no puede compartirse, el mate se mantiene vigente, y aunque los consumidores más tradicionales se resisten a modificar la receta clásica, cada vez son más los que se animan a sumar ingredientes para ganar sabor, aroma o beneficios para la salud.

Y si bien ya se transformó en costumbre agregar rodajas de jengibre, hojas de menta o miel a la preparación (ya sea directo en el mate o en el agua), era sólo cuestión de tiempo para que la curiosidad gastronómica se animara a más.

Las nuevas iniciativas de experimentación en la producción de yerbas y las fusiones con otros ingredientes naturales no sólo expandieron la oferta de productos, sino que lograron acercar a los más reacios (sí, todavía hay argentinos que no gustan del mate) al maravilloso mundo de la yerba mate.

Más apertura

Es así como los nuevos consumidores se muestran más abiertos a la variedad de sabores y el agregado de ingredientes que hasta hace no mucho tiempo habrían sido considerados como atípicos compañeros del mate.

Sin embargo, la idea de fusionar el mate con otros ingredientes naturales data de generaciones atrás. Desde los indios guaraníes que utilizaban raíces de ciertas plantas para curar malestares físicos hasta las abuelas que añadían yuyos al agua si algún miembro de la familia necesitaba una ayudita natural para relajarse.

Lo cierto es que este símbolo argentino aporta sus propios beneficios para la salud. Posee polifenoles (antioxidantes), vitaminas y minerales, todos funcionales a mejorar el organismo. Si a estas cualidades se le suma el aporte beneficioso de ciertas plantas, hierbas y yuyos, el efecto se potencia. Una prueba más de que la naturaleza es sabia.

No obstante, hay que tener cuidado con los excesos para no obtener el resultado contrario del que se quiere alcanzar. A pesar de todos los beneficios que estos ingredientes pueden ofrecer para la salud, pueden impactar de forma negativa si se los consume excesivamente o sin tener en cuenta las condiciones preexistentes de cada persona. Por eso, siempre es importante consultar con un médico o nutricionista antes de incorporarlos al ritual matero de todos los días.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos