La copa menstrual es una alternativa ecológica y económica a otros artículos de higiene femenina. Fabricada con silicona de grado médico, no acumula gérmenes ni modifica el pH de la vagina.

De todas formas, algunos casos de infecciones generalizadas provocaron alerta sobre su correcto uso. Ante esta situación, Bárbara Seybold, especialista en ginecoendocrinología del Hospital Nacional Posadas, recordó en diálogo con TN que "las recomendaciones son las mismas tanto para el uso del tampón como de la copa: no usarla más de seis horas seguidas e higienizarla muy bien".

Una vez terminado el período, debe hervirse por cinco minutos (Foto: Monika Kozub)

Durante la menstruación, luego de vaciarla, la copa se limpia con agua. Nunca debe usarse alcohol para higienizarla. Terminado el período, se coloca en agua hirviendo "durante cinco minutos", explica la especialista. La higienización se pude realizar en un pote esterilizador disponible en farmacias. La copa se puede guardar ahí mismo o en una bolsa de tela hasta el siguiente ciclo.

Si luego de varios usos la copa presenta un olor desagradable, es probable que no se haya higienizado bien y que hayan quedado restos de sangre. Es fundamental limpiarla de forma correcta y dejar que se seque bien al aire y en un lugar ventilado antes de guardarla.

Una razón por la que la copa puede desprender aromas poco agradables es que se haya almacenado en un recipiente hermético que no deje transpirar el material con el que está fabricada. Por eso, lo mejor en estos casos es utilizar una bolsita de material permeable, como es el algodón, para que se conserve en buen estado.